Positivismo toxico
¿Te suenan familiares? Tomémonos un shot por cada vez que nos encontremos con esas frases motivacionales vacías o estilos de vida excesivamente optimistas que nadie debería comprar.

Entre el top de las peores cosas que trajo la pandemia seguramente están esos mensajes de mantener una actitud positiva todo el tiempo. Estamos de acuerdo en la importancia de ser optimistas, pero creer que podremos estar con una sonrisa de oreja a oreja el 100% del tiempo ya es una mentira descarada. No solo mentira, sino que puede llegar a generar frustración o alguna afectación en la salud de personas que se encuentren en un estado más vulnerable o delicado.

El positivismo tóxico es la sobregeneralización excesiva de un estado feliz y optimista en todas las situaciones. Este caos tiene como resultado la negación, minimización y anulación de la auténtica experiencia emocional humana. Existen estudios que demuestran cómo estar siempre positivos se vuelve negativo cuando por ejemplo, bajo un falso positivismo se están reprimiendo emociones como resentimiento, tristeza o enojo que de no ser tratadas a tiempo se volverán insostenibles.

“Todo estará bien”
“Hay que ser positivos, podría ser peor”
“Saldremos de esto más fuertes”

Escrito por:
Paula Lanata Cedeño.
Politóloga que aprendió a escribir bajo los efectos de las caipirinhas. Encuentra sus cuentos y otros artículos en www.paulalanata.com

Escrito por:
Paula Lanata Cedeño.
Politóloga que aprendió a escribir bajo los efectos de las caipirinhas. Encuentra sus cuentos y otros artículos en www.paulalanata.com