Sabemos, sabemos que vives corriendo, pero leer lo que te contamos a continuación podría aportarte. Lo único que te pedimos es que verifiques su veracidad o no por tu cuenta.

Para ti, que en el fondo sigues siendo medio prejuicioso con el tema

Sabemos que en algún momento has tenido el interés por empezar un camino hacia adentro, de autoconocimiento y espiritualidad. Sin embargo, algunos no sabemos ni por dónde empezar, y el ruido exterior de cientos de recomendaciones, maestros y gurús, puede resultar ensordecedor. Aunque vamos a decir la verdad, lo cierto es que muy probablemente has asociado la espiritualidad a tu amigo hippie, a los veganos o esa amiga que no sabes ni cómo se financia sus viajes a la India. Lo cierto es que, entre directrices, contradicciones e información de todo tipo la única sensación que nos queda es que no nos alcanzaría la vida para leer todo eso que deberíamos. Si eres nuevo en este tema, ni creas que nosotros tenemos la última palabra. Ten la certeza de que lo único que te recomendamos es que te atrevas a cuestionar todo.

La espiritualidad como dicen es 99% práctica y 1% teórica; puedes saber mucho, pero si no pones en práctica lo que lees, no es sabiduría, es solo información. Sabemos, sabemos que vives corriendo, pero leer lo que te contamos a continuación podría aportarte. Lo único que te pedimos es que verifiques su veracidad o no por tu cuenta.

  1. Evalúa por unos días la idea de que nada te pasa a ti. Todo pasa por ti, todo es perfecto y corresponde tal como viene para tu propio proceso de aprendizaje y de evolución. La forma de poner esto en práctica es cambiando el por qué a mí en tono de queja o victimismo y reemplazarlo por el para qué a mí. Esta última pregunta te da la oportunidad de encontrar un aprendizaje para cada experiencia por muy dolorosa o frustrante que sea.
  2. Acéptalo todo/radical acceptance. El sufrimiento viene de la no aceptación. Si te lamentas de algo que tenías y ya no tienes o algo que quieres y aún no llega… estás creando sufrimiento. Acepta y agradece lo que tienes, incluso aunque no te guste, y verás cómo nuevas cosas te corrresponderán. Esto no es magia, tropezarás 100 veces con la misma piedra hasta que aceptes que a esa piedra le corresponde o correspondía estar en tu camino. Una vez aceptado lo más probable es que no te vuelvas a tropezar con ella.
  3. Sleep on it/Cuenta hasta 10. Esto nos invita a tomarnos un día o al menos respirar/pausar antes de decidir o hacer algo en caliente.  Como dice el dicho “los tontos reaccionan mientras los inteligentes toman acción”. La claridad es poder y es difícil tener claridad cuando no nos damos un tiempo para observarnos.
  4. Sé coherente. No solo se trata de que lo que quieres, dices y haces esté alineado, sino de que a esa ecuación le sumes también “lo que crees”. Esto es una invitación a que revises tus creencias. Si traicionas tus propias creencias probablemente los resultados que te generes no sean tan armónicos. Hablamos de las tuyas, no las creencias de la sociedad o de las personas que te rodean.

Nos cuentas si después de un tiempo de poner todo esto en práctica, ya no te parece tan loca esa amiga que pasa haciendo yoga.

Escrito por: Redactora Awake