Alicia es una mujer trans, aunque preferiría que la sociedad evite encasillarla como ‘trans’ pues ella simplemente es una mujer.

Alicia es una mujer trans, aunque preferiría que la sociedad evite encasillarla como ‘trans’ pues ella simplemente es una mujer. Cuando mira a su alrededor se siente afortunada de haber crecido en una familia donde su proceso de transición fue doloroso pero sí fue aceptado por todos. Alicia siente que tuvo suerte de no llegar a las calles por el rechazo familiar, conoce a tantas mujeres trans que su única forma de sobrevivir es vendiendo su cuerpo. 

En el ámbito laboral, más de una vez ha llegado a las entrevistas y ha sentido discriminación por ser una mujer trans. Para Alicia, a su país todavía le falta avanzar en materia de protección de derechos humanos para la comunidad GLBTI. Para ella, no hacen falta cuotas o tratos especiales, lo único que pide son oportunidades de demostrar que también son capaces de realizar un trabajo. 

‘Para mí hubiera sido más fácil ser hombre y vivir cómodamente. ¿Por qué? Porque tienen más posibilidades y oportunidades’.  Alicia

La salud pública para Alicia es un mito. Todos sus tratamientos los realiza de forma privada para evitar rechazos o momentos incómodos. Si las mujeres ya tienen obstáculos y desafíos por el simple hecho de ser mujeres, las mujeres trans tienen doble carga. En cuanto a la comunidad GLBTI, cree que tener un solo referente es peligroso pues frecuentemente aparecen líderes extremistas que se autoproclaman abanderados de la causa. ¿El resultado? Fama para ellos y muchas veces malos entendidos en la sociedad. 

Le duelen los cuchicheos y los rumores a sus espaldas, le duele encontrarse todavía con la pregunta incómoda de si es mujer o no. Siente ansiedad por la exigencia de ser una mujer, para ella las mujeres trans están obligadas a ser hiper femeninas. Alicia se siente cómoda sin ponerse senos, para algunas de sus amigas los senos son necesarios para pasar un poco más ‘desapercibidas´. 

‘La sociedad te exige cómo ser mujer. No deberíamos pensar dos veces si queremos llevar el cabello corto o pantalones. Vivimos bajo las directrices de cómo comportarnos, qué ponernos, cómo hablar, etc’.   Alicia 

Alicia sueña con poder desarrollarse profesionalmente, tener una familia e hijos. Aunque sabe que para una mujer trans la adopción es imposible, le gusta pensar que algún día podrá lograrlo. Lo único que pide es mayor empatía, que las mujeres se pongan por un momento en el lugar de las mujeres trans. Para ella, tachar o invisibilizar a la otra es innecesario, su anhelo es que todas podamos abrazarnos y ayudarnos entre nosotras. Porque todas tenemos luchas internas pero finalmente compartimos una, una lucha colectiva por el simple hecho de ser mujeres.

Dejar un comentario