Para las mujeres, el tema de la voz siempre ha sido un factor relevante mediante el cual reivindicar espacios.

Para las mujeres, el tema de la voz siempre ha sido un factor relevante mediante el cual reivindicar espacios. Aunque parezca extraño, si escuchamos las campañas de 1950 nos damos cuenta de cómo las voces cada vez son más graves. Aunque sabemos que la lengua no es estática sino dinámica, su evolución también responde al proceso de adaptación que las mujeres decidimos tomar. Más espacios, más derechos, más oportunidades, ¿voces más graves?

La voz se ha transformado en un arma y para ejemplo Margaret Thatcher mientras estuvo a cargo de Reino Unido. Thatcher contrató a un entrenador de voz profesional para ayudarla a sonar más autoritaria. Aunque para unos el tema de la voz grave puede justificarse porque en la actualidad la mayoría de las mujeres consumen pastillas anticonceptivas; para otros continúa siendo un tema de la transformación que reflejan las mujeres al ascender a puestos más relevantes en la sociedad.

Gracias a la dinámica cambiante y constante entre hombres y mujeres, ha sido posible constatar cómo las mujeres de hoy hablan en un tono más profundo o más grave en comparación al tono de voz de sus madres o abuelas. Aprovechemos la fuerza que ahora transmitimos para incluso ser la voz de aquellas que ya no están. Hagámonos escuchar porque no estamos dispuestas a negociar derechos, vivir con miedo o ser la segunda opción.

Dejar un comentario