portadaMama
Reciben un sinnúmero de halagos año tras año porque para el 99% de la industria publicitaria son extraordinarias e insuperables en mayo.

Porque son exactamente lo que cada hijo necesita

Reciben un sinnúmero de halagos año tras año porque para el 99% de la industria publicitaria son extraordinarias e insuperables en mayo. La historia es otra, no son perfectas, simplemente tienen un don para equilibrar las actividades con un par de quiebres emocionales justos y necesarios. Las mamás ya no solo trabajan sino que dirigen equipos, crean emprendimientos, generan fuentes de empleo para otros, realizan voluntariados, y también van al pediatra. Entregan, entre errores y aciertos, herramientas de vida para que sus hijos sean felices y dejen un mundo mejor al que encontraron. Para que vuelen, para que sueñen, para que hagan el bien sin esperar nada a cambio.

Con la cuarentena, muchas de las ayudas en casa desaparecieron. Y claro, ahora las tareas se dividieron entre todos los miembros. Si las edades colaboran, cada uno se encarga de su metro cuadrado; caso contrario bienvenidas las negociaciones de quién hace el almuerzo o quién limpia la casa. Ellas ahora no solo coordinan su trabajo por Zoom sino que también revisan los deadlines de la ropa sucia, el proceso de desinfección profundo después del súper y los pendientes del freelance. Por si fuera poco las mamás están en un mood de que falte todo menos el alcohol… para la limpieza obvio.

Si no eran expertas en la cocina pues seguramente les ha salido más de una comida semiquemada o semicruda. Otras obsesionadas con ver el piso limpio todos los días, a la tercera semana de aislamiento decidieron no seguir viendo más hacia abajo. Que se acaben las culpas y los remordimientos por no estar ‘suficiente’ tiempo, por no hacer las actividades más lúdicas con sus hijos o por tener días agotadores en los que solo necesitan algo a domicilio.

Lo están haciendo todo, y todo lo están haciendo bien. A su medida, a su ritmo y sin comparaciones. Que los buenos días sigan terminando con sangría y los malos también. Y aunque este año sea atípico, para ellas el regalo más grande es tenerlos a todos juntos y sanos. Porque seguramente perdieron a más de un ser querido en toda esta locura, pero intentan estar siempre ahí con un abrazo aunque falten las sonrisas.

Feliz día a la primeriza que nunca olvidará su primer día de las madres.
Feliz día a la que mostró a su hijo recién nacido por videollamada a los abuelos.
Feliz día a la mamá que no está para estrella michelin pero le pone ganas.
Feliz día a la que no duerme para no cerrar su empresa.
Feliz día a la que tuvo más de un momento bochornoso por videollamada.
Feliz día a la que sueña con tenerlos a todos juntos de nuevo.
Feliz día a todas las mamás (porque en cuarentena y siempre) son lo que sus hijos necesitan.
Feliz día a la que ama sus hijos porque con eso basta.

FP

Escrito por:
Paula Lanata Cedeño
Politóloga que aprendió a escribir bajo los efectos de las caipirinhas. Puedes encontrar mis trabajos en www.paulalanata.com

FP

Escrito por:
Paula Lanata Cedeño
Politóloga que aprendió a escribir bajo los efectos de las caipirinhas. Puedes encontrar mis trabajos en www.paulalanata.com

Dejar un comentario