AWAKE-orgullo-portada
Para muchos, evitar situaciones en las que el ego se ve afectado, es primordial. Lamentablemente la vida a veces tiene otros planes para nosotros y de un momento a otro, caemos en desgracia.

Para muchos, evitar situaciones en las que el ego se ve afectado, es primordial.  Lamentablemente la vida a veces tiene otros planes para nosotros y de un momento a otro, caemos en desgracia.  A continuación encontrarás una lista de ocasiones de humillación inesperada:

  1. Caerse en público, sea del todo con risas malévolas de fondo, o tropezando y saliendo invicto de la caída, rogando no encontrarte con la mirada de algún testigo.
  1. Salir de un ascensor o baño apestoso, encontrarte con alguien y sentir la injusta humillación de que te asocien a ti con el mal olor.  Tapar un baño ajeno también es una experiencia escalofriante.
  1. La típica metida de pata, preguntar: “¿Cuándo nace el bebé?” y resulta que sólo tenía unas libritas de más.
  1. Ver que alguien está saludando efusivamente en tu dirección y devuelves el saludo con sonrisa efusiva, cuando en realidad estaban saludando a alguien… atrás tuyo.
  1. Despedirte de tu jefe, cliente o proveedor con un accidental “te quiero” o “un besito”.
  1. Te presentan a una persona y te extienden la mano cuando te lanzaste al beso.
  1. No hay momento más tétrico que estar en una cita o reunión de trabajo y que no te pase la tarjeta. No importa que tu banco esté fuera de línea o no funcione el datafast, igual te sientes en la más profunda chirez.
  1. Hablar mal de alguien y enviarle erróneamente el mensaje de whatsapp a la persona a quien te referías.
  1. Andar tranquilo por la vida sin saber que tienes un moco visible en la nariz, el cierre abierto, o perejil en los dientes hasta que te das cuenta un par de horas después.
  1. Cuando estás en un grupo y confiesas algo que te parece normal como “yo me besaba con mi prima” o “me chupaba el dedo hasta los 15” y a nadie le parece normal.
  1. Ponen la canción del momento, cantas a todo pulmón y por alguna razón se apaga la música y quedas solo cantando con voz de tarro.
  1. Cuando estás en un almacén viendo ropa y alguien se te acerca a preguntar “disculpe, ¿tienen esto en mi talla?”

Dejar un comentario