Portada
Un “hack” que garantiza que aproveches tu tiempo en el trabajo.

¿Cuántas veces a la semana dices que “no tienes tiempo”? ¿Cuántas veces te ves atrapado en el agujero negro de las tareas rutinarias, y al terminar el día, tu “lista de cosas que hacer” sigue sin un solo tachón?
Sabemos que muchas veces se siente así, que lo minutos no te bastan para todo lo que hay que hacer en el día.
Este hack de productividad te ayuda a organizar este escaso recurso y a terminar las tareas y proyectos que empiezas.
El Time Blocking consiste en asignar tareas específicas para bloques de tiempo durante tu día. Al fijarte una hora específica para cumplir tareas, tu día pasa de ser reactivo, es decir, tomando acción solo con lo que surge en el momento, a ser proactivo, tomando iniciativa y adelantándote a los sucesos.

Escoge tu prioridad

Si quieres probar este método, lo primero que tienes que hacer es identificar tus tareas más importantes y las que te toma más tiempo de terminar.
Si tienes un proyecto en el que estás trabajando, no esperes a tener un día libre o a terminar todas tus tareas diarias para dedicarle tiempo. Asigna una o dos horas en el día donde sólo trabajas en eso, y luego vuelve a tu rutina. Al hacer esto, vas avanzando, aunque sea un poco cada día, y al final de la tarde, sentirás que fue un día productivo.

Planifica

Si quieres probar este método, lo primero que tienes que hacer es identificar tus tareas más importantes y las que te toma más tiempo de terminar.
Si tienes un proyecto en el que estás trabajando, no esperes a tener un día libre o a terminar todas tus tareas diarias para dedicarle tiempo. Asigna una o dos horas en el día donde sólo trabajas en eso, y luego vuelve a tu rutina. Al hacer esto, vas avanzando, aunque sea un poco cada día, y al final de la tarde, sentirás que fue un día productivo.

Al final de cada día de trabajo, tómate 10 minutos para planificar el siguiente día. Asigna bloques de tiempo para tus prioridades, y también para tareas sencillas, como contestar e-mails, o hacer papeleo.

Te recomendamos también hacer planificaciones mensuales y semanales, donde determines qué metas quieres cumplir en estos periodos de tiempo. Asignar una meta a tus bloques te ayudará a darle un sentido de dirección a tu trabajo.

quote1compu
Quotemovil1

Fíjalo en tu calendario

“Bloquea” la hora del día que has asignado a tu tarea como si fuera para una reunión de trabajo. Tienes que darle prioridad, sin posponerlo ni cancelarlo. Que tu día gire alrededor de este bloque y de las metas que quieres cumplir, y no al revés.
Este tiempo tiene que ser sin distracciones, es decir, sin celulares y sin personas entrando a interrumpir. Por eso te recomendamos que este tiempo sea a primera hora del día, cuando tu cerebro está fresco y todavía no tienes los trajines del día en la mente.

“Bloquea” también tu vida personal

Así como tienes ese espacio sagrado para hacer cosas de trabajo sin distracciones, haz lo mismo con el tiempo que tienes para estar con los que quieres. Escoge quiénes son tu prioridad, y asígnales un momento en tu semana—o tu día—que se lo dediques solo a ellos. Puede ser un café semanal con tu mejor amiga, o una salida con tu pareja, o tiempo de juego con tus hijos. Trata ese tiempo también como si fuera una reunión de trabajo, sin posponerlo y sin olvidarlo.

Escrito por: Claudia Sensi Contugi.

Dejar un comentario