chuchaqui-portada1
Para esas semanas que te sobran los planes y tu fuerza de voluntad no ayuda.

Este tema no era el planeado. La idea cobró vida la mañana siguiente de un jueves de gin, vodka y shots de tequila, cuando la alarma del celular sonó sin piedad peor que un camión de bomberos luego de cuatro horas de sueño. Tenía chuchaqui y debía ir a trabajar.

Sabemos que has sentido el mismo dolor. Por eso, para esas semanas que te sobran los planes y tu fuerza de voluntad no ayuda, te preparamos nueve consejos para recuperarte de esa resaca en la oficina y cómo evitar que lo noten.

  • Antes del día, prepárate

Antes del evento, si sabes que tu noche incluirá más de una copa de vino, dedica la última hora de tu jornada preparando lo que harás en ese día duro. Reprograma cualquier reunión cara a cara importante y haz una lista de labores que no te demanden tanto. Tu futuro “yo con chuchaqui” te de lo agradecerá.

  • Un agua “a las rocas”

Asegúrate de mantenerte siempre hidratada. Un vaso de agua o dos antes de dormir y otro cuando te despiertes te ayudarán 100 por ciento. Si tu cuerpo te lo permite, desayuna un café, huevos o un guineo.

  • Cuida cómo hueles

Si no quieres parecer un zombie de The Walking Dead, toma una ducha fría, cepíllate los dientes (como si fueras al dentista), utiliza una capa extra de desodorante, perfume y lleva en tu bolso chicles. Estarás libre de cualquier olor post-farra.

  • Lleva tu mejor estilo

Olvídate de esos pantalones de yoga y vístete mejor de lo habitual. No solo estarás más segura, sino que tus compañeros ni se imaginarán que pasaste la noche jugando juegos para beber, en lugar de avanzar con el proyecto que prometiste (jajaja).

  • Mantente ocupada

Como cuando intentas trabajar pero te lleva una hora en contestar un correo, por andar pensando en la Finalín que nunca compraste. La mejor manera de hacer pasar la tarde es encontrar labores por hacer. Si no tienes nada planeado, tu día pasará lento y solo te dedicarás a medicarte, a las interminables idas al baño y a Facebook.

  • Almuerza saludable

Llegó el medio día y estás lista para devorarte todo. Si lo que menos quieres es vomitar en la oficina, aléjate de la comida rápida y opta por algo bajo en grasa. Entre alimentos puedes ingerir frutas, como naranjas, mandarinas y sandía.

  • No le cuentes a nadie

Nunca faltan las miradas en la sala de reuniones y la pregunta: “¿Cómo estás?”. Mal, porque mi cerebro ha sido castigado por Jäger bombs. Pero no les dices eso, solo debes sonreír y mencionar que “todo bien”, mientras en tu mente culpas a tu amigo que brindó la última ronda de shots.

  • La hora de la muerte

¡Dios mío llévame! Sí, las 3:00 pm. Quizás sea el peor horario para el chuchaqui, pero es necesario, para que tu cuerpo intoxicado y deshidratado te odie, te arrepientas y te haga pensar dos veces en la próxima salida.

  • Escápate temprano

Llegó la hora de irse, quizás falten unos minutos… pero en silencio, recoge tus cosas y huye  sin que nadie se dé cuenta. Te espera tu perro, tu cama y la serie de Netflix que dejaste inconclusa. ¡Mañana será un buen día!

IMG_6887

Escrito por:
Ariana Arias.
Periodista por profesión. Fotógrafa por afición. Perfeccionista por obsesión. Cuestionadora compulsiva. 

IMG_6887

Escrito por:
Ariana Arias.
Periodista por profesión. Fotógrafa por afición. Perfeccionista por obsesión. Cuestionadora compulsiva. 

Dejar un comentario