Portada
Una mini guía para sanar espiritualmente.

Así como nuestro cuerpo es capaz de curar ciertas heridas por sí mismo, físicamente hablando, somos capaces de sanar emocionalmente sin ayuda. Pero para esto es importante conocer cómo y conocernos a nosotros mismos. Se trata de un proceso espiritual que debemos seguir diariamente, enfocándonos en nosotros, para obtener resultados.

Titulos0

Tener la confianza de que puedes sanarte a ti mismo es el primer paso. Mientras creas que lo que sufres es algo “crónico” o “incurable” no vas a poder sanar. Tampoco podrás hacerlo si piensas que necesitas de alguien más para superar ese bache emocional o dolor que estás atravesando. Debes crees en ti, tus capacidades y tu independencia para dar paso a lo siguiente.

Titulos1

No hablamos de un soporte físico, sino uno emocional. Encuentra una persona de quien no dependas, sino que te aporte y te ayude espiritualmente. Una persona confiable en quien puedas depositar tus sentimientos y energías.

Titulos2

El sexto sentido existe. Nuestra intuición siempre nos habla, aunque queramos ignorarla. Eso que llamamos “corazonadas” o “espinas” están ahí por algo. Muchas veces nuestro corazón ya sabe algo que nuestra mente aún no quiere aceptar. Sintoniza mente y corazón. Mira el lado racional de tu intuición y síguela, pues es tu cuerpo hablándote.

Titulos3

Como cuando tienes una enfermedad física, debes entender la causa, pasa lo mismo con un dolor espiritual. Identifica de dónde viene tu sufrimiento o enfermedad emocional. ¿Qué desencadenó esos sentimientos? ¿Quiénes? ¿En qué momento pasó? Solo tú puedes saber cuál es la raíz de lo que estás sintiendo. Es un momento de autoexploración, de ver hacia adentro y ser honesto contigo mismo.

Titulos4

Una vez que identificaste la causa, lucha contra eso con métodos específicos. Si es algo que requiere reflexión y paciencia, puede ser meditación. Si necesitas otro tipo de ayuda fuera de los humanos, usa la terapia con animales. Si debes combatir la tristeza, reír es una gran terapia. Incluso puedes apoyarte en la expresión creativa. Tú debes elegir el proceso que mejor funcione para ti, pues tú te conoces y entiendes de dónde viene el problema.

Titulos5

Si ya sabes cuál es la raíz de tu enfermedad o problema espiritual y ya lo combatiste, ahora es tiempo de prevenir. Cualquier sensación puede volver si dejamos que eso pase. Debemos crear “anticuerpos”, estar atentos a las señales mínimas de enfermedad, observar con calma e identificar los sentimientos que pueden volver a desencadenarse para combatirlos a tiempo.

Dejar un comentario