RIP-VAGANCIA
Posponer tareas es algo que necesitamos dejar de hacer y te damos unos consejos para enterrar a la pereza 6 metros bajo tierra.

Posponer tareas es algo que necesitamos dejar de hacer y te damos unos consejos para enterrar  a la pereza 6 metros bajo tierra.

  1. Usar la regla de los dos minutos.

Dicen que si tienes algo que hacer que puedas realizar en menos de dos minutos, ni siquiera te estreses poniéndolo en un cronograma, sólo hazlo. Perderás más tiempo intentando organizarlo entre otras tareas que llevándolo a cabo.

  1. Dejar de interrumpir tu trabajo con más trabajo.

A menos que las prioridades cambien y efectivamente lo nuevo sea más importante, siempre haz respetar tu cronograma. Deja que ese que está jugando Candy Crush sea quien conteste el teléfono.

  1. Comenzar por lo más fácil.

Lo que puedas despachar primero, te significará menos carga y te dará esa sensación de que tienes todo bajo control. Sentirte así te prepara para las tareas tediosas. Go get ‘em, tiger.

  1. Comienza a decir no.

Una cosa es ser proactivo y otra abusar del propio tiempo. Conoce tus límites y acepta que no eres Superman. Aprende a negociar, sé Batman.

  1. Plantea tareas a corto plazo. (cortar)

Es hora de proponer listas de tareas a corto plazo o designar un día o instancia sólo para realizar esa gran tarea de la que depende el resto. Mírate como esa pieza importantísima de un Jenga que no puedes dejar caer.

  1. Cambia ciertos hábitos.

Si eres de los que revisa el celular cada cinco minutos y tú trabajo no necesita eso, estás desenfocándote. Trata de mantener la atención en tu meta, ponte un tiempo para lograrlo y prémiate cuando termines.

  1. Conoce y define tu manera de trabajar.

Tendemos a procrastinar cuando no estamos de humor para trabajar. Realiza las tareas menos divertidas cuando estés con energía, así las que te agraden no se convertirán en un castigo cuando estés cansado.

Escrito por: Diana Salmón

1 Comentario

  1. Me encanta la revista.

Dejar un comentario