AWAKE-PORTADA-25-1-compressor
Es genial decir lo que pensamos y tener nuestras posturas claras.

Es genial decir lo que pensamos y tener nuestras posturas claras. Es genial salir a las calles o postear en Facebook nuestra opinión sobre el aborto. Pero quiero decirles algo: El aborto no es el único problema social que afecta a una mujer gestante (quiera o no su embarazo). Por si acaso… ¿qué saben sobre la violencia obstétrica? Les cuento…

Irónicamente, mientras todo internet colapsaba y la palabra “aborto” se hacía más famosa que Kim Kardashian; mientras las personas “pro-vida” y “proaborto” se mataban entre sí. Una mujer de escasos recursos acudía a un hospital público del cantón La Troncal en Ecuador para dar a luz a su hijo. Rodeado de su familia y en plena labor de parto le fue negado parir en el centro médico porque “el doctor no llegaba”. Todo lo que conocemos como derecho a la salud se esfumó.

La gestante asustada, no tuvo opción. No alcanzó a llegar a otro lugar; y en medio de contracciones, se sentó en el parqueado del hospital y dio a luz a su hijo en la calle. En medio de carros, pánico y personas que filmaban el acontecimiento con sus celulares desconociendo por completo que estaban siendo parte de un acto de violencia obstétrica.

El video del parto se hizo viral; se filtró en redes sociales, prensa, televisión y noticieros estelares de Ecuador. El Ministerio de Salud, por su parte, dijo que “iba a investigar lo que pasó” y horas después removió al director del hospital: ¿Justicia? No lo creo. Falta educación y preparación.

Aquí voy a ser clara, el aborto es un tema importantísimo y muy polémico que no hay que olvidar jamás, pero muchas veces lo polémico no es lo único que importa.

En Chile aproximadamente 250 mil mujeres dan a luz cada año, de ellas se estima que al menos el 92% ha sufrido algún tipo de maltrato durante su gestación, este problema se repite en América Latina, sin embargo, solo Venezuela, Chile, Argentina y México consideran como delito la violencia obstétrica.

A mis amigas “pro-vida”: ¿Cómo podemos respaldar la vida de una mujer y su bebé si carecemos de leyes que respeten el nacimiento?

A mis amigas “pro-aborto”: ¿No creen que si pedimos abortar en un ambiente seguro también tenemos que exigir parir en un ambiente seguro?

A mis amigas “Pro-vida” y “Pro-aborto”: ¿Cómo podemos luchar contra la violencia a la mujer si no conocemos que la violencia obstétrica es también violencia de género?

Parece el cuento del huevo y la gallina.

Independientemente si eres “pro-vida” o “pro-aborto” te invito a que leamos más sobre la Ley de Parto Humanizado que fue expuesta en el 2016 en la Asamblea Nacional de Ecuador y que, hasta hoy, está en el olvido.

Si queremos seguir luchando por nuestros derechos no nos olvidemos que hemos muerto abortando y hemos muerto pariendo. La lucha es una sola: No queremos morir más.

materesanoboa

Escrito por:
María Teresa Noboa
Periodista con Mención en Ciencias Políticas.
Co-Creadora de “Círculos de Mujeres Vientres Vivos”.
Disfruta la vida coordinando eventos.
Es una mujer libre.

materesanoboa

Escrito por:
María Teresa Noboa
Periodista con Mención en Ciencias Políticas.
Co-Creadora de “Círculos de Mujeres Vientres Vivos”.
Disfruta la vida coordinando eventos.
Es una mujer libre.

Dejar un comentario

popup-frase
* Campos requeridos