portada
Comerte un postre cuando te habías prometido dejar el azúcar, llorar por un ex que creías haber superado...

Comerte un postre cuando te habías prometido dejar el azúcar, llorar por un ex que creías haber superado, estancarte con un proyecto tras un periodo de motivación y productividad, tener una crisis de inseguridad luego de haber aprendido a aceptar las partes de ti que te causan conflicto, o sumergirte en un episodio depresivo después de meses de amar tu vida.

Todos estos ejemplos – aunque unos más graves que otros – se engloban bajo un mismo concepto: la recaída. Romper hábitos no es fácil, y pocas cosas desmoralizan más que un desliz cuando ya te habías convencido de tu capacidad para dejar atrás algo que no te hace bien. Pero la verdadera trampa no es la recaída, sino lo que pensamos de ella. 

Estamos condicionados a creer que, si recaemos, tiramos todo nuestro progreso a la basura y volvemos a empezar de cero, pero no es así. Si por cada dos pasos que das al caminar retrocedes uno, avanzas lento, pero avanzas. Lo importante es tomar acción para no retroceder dos o tres. 

La recaída no solamente es una parte natural de la recuperación. A veces, irónicamente, es la clave para alcanzarla porque nos obliga a terminar de procesar las emociones y los razonamientos que habíamos dejado inconclusos. Para curar una herida tienes que tocarla aunque sea una vez. 

No glorifiques la recaída, pero tampoco le temas. Es un área gris. Duele porque has caído desde tu punto más alto, pero alivia saber que no has vuelto a tocar fondo. Todo lo positivo que lograste, pensaste, sentiste y te propusiste durante esa cumbre de superación entre dos puntos bajos no fue autoengaño. Fue real. Y lo volverás a encontrar.

diana-illingworth

Escrito por:
Diana Illingworth.
Periodista. Apasionada por el lenguaje y la mente humana.
Amante de la fotografía, la música y el medio ambiente.
Cuestionadora a tiempo completo.

diana-illingworth

Escrito por:
Diana Illingworth.
Periodista. Apasionada por el lenguaje y la mente humana. Amante de la fotografía, la música y el medio ambiente. Cuestionadora a tiempo completo.

Dejar un comentario

popup-frase
* Campos requeridos