Portada
10 signos que te ayudarán a saber si estás en una relación que te hace daño.

En la vida de pareja, en la amistad, en el plano laboral, dentro de nuestra familia con nuestros padres o hermanos. En todos los ámbitos de nuestra vida tenemos relaciones interpersonales. Y con ellas, hay algunas sanas y otras que, pueden llegar a ser —aunque no nos demos cuenta— “tóxicas”.

A veces, estamos dentro de ellas sin notarlo, pero aquí te damos algunas señales que te pueden ayudar a decidir.

  1. Dar sin recibir. Cualquier relación en la que experimentes un increíble gasto de energía, sin obtener nada a cambio, es negativa.
  2. Falta de confianza. ¿Sientes que no te puedes abrir por completo con esa persona? ¿A veces actúas distinto porque no te sientes en plena confianza? Si la respuesta es sí, deberías analizarlo.
  3. Drama sin fin. Constantes peleas, exageraciones, resentimientos, llanto, no son una buena señal.
  4. Decisiones unilaterales. Cuando una de las dos partes toma decisiones sin tomar en cuenta la opinión del otro, algo no está bien. En toda relación sana, las decisiones que afectan a ambas partes deben ser tomadas en conjunto.
  5. ¿A ratos te sientes fuera de lugar? Tal vez tu corazón necesita más tiempo para reconocer lo que tu mente ya sabe.
  6. Manipulación. ¿Sientes que a veces estás siendo inducido a tomar decisiones o hacer cosas que realmente no quisieras? ¿La opinión de la otra persona puede llegar a influir demasiado en ti y tu estado de ánimo?
  7. Crítica. Las observaciones y críticas en una relación saludable siempre se realizan de forma constructiva, con el fin de mejorar. En cambio, cuando se trata de crítica constante y comentarios hirientes, con el fin de minimizar al otro, existe un problema. Tampoco es bueno cuando el otro nos recuerda a cada rato nuestros errores del pasado, sobre todo si estos ya fueron conversados o perdonados.
  8. Si hay mentiras constantes, secretos innecesarios y falta de transparencia sobre los sentimientos y situaciones de la vida de la otra persona, algo no funciona bien. Uno siempre es honesto con aquellos que valora en su vida y en un intercambio sano debe existir la comunicación y sinceridad de ambas partes.
  9. ¿No tienes autonomía? ¿Dependes de esa persona ya sea emocional, físicamente o en cualquier otro sentido? Recuerda que una relación estable y segura es una donde ambas partes comparten con respeto pero también con libertad y sin ataduras.
  10. Minimización. ¿Son siempre tus problemas o inquietudes menos importantes que los de esa persona? ¿Sientes que siempre escuchas pero nunca eres escuchado? ¿Cuando manifiestas una preocupación es objeto de burla?

Con esta pequeña guía, podrás tener un referente para hacerte preguntas y analizar detalladamente tu relación. Si se trata de una persona que valoras y haz detectado algunas de estas señales, convérsalo y encuentren una manera de solucionar el problema. Si se trata de una amistad dañina y lo has hablado, pero no hay cambio, aprende a dejar ir. Recuerda que absorbemos aquello de lo que estamos rodeados; y entregamos lo que recibimos.

Dejar un comentario