Conectados
Solo un like nos separa de cientos de seguidores.

Solo un like nos separa de cientos de seguidores. Contamos nuestra vida a través de fotos, recibimos comentarios de personas nuevas y cada vez se unen más usuarios que pasan a formar parte de nuestras redes. No conocemos las diferencias de horarios y tampoco las fronteras de los países. Las 24 horas del día lo tenemos todo en una aplicación, la inmediatez nos genera cierta cercanía porque es como si estuviéramos en todos los lugares al mismo tiempo. Sin embargo, ¿qué pasa realmente cuando no estás ahí?

Sin sonar aburridos ni con ínfulas de dar cátedra, la dependencia a las redes sociales nos resta tiempo real y nos suma momentos perdidos. ¿Cuántas veces hemos dejado el celular sobre la mesa mientras almorzamos? ¿Cuántas veces hemos abierto Instagram mientras estamos hablando con otra persona? ¿Cuántas veces hemos navegado en el timeline hasta que lo abandonamos porque falló la señal? Pensemos que tal vez nunca fuimos educados para manejar este tipo de espacios digitales, que todavía estamos a tiempo de aprender y sobre todo que tenemos todavía oportunidad de no contribuir a generaciones que crezcan aisladas del contacto real.

No nos dejemos engañar por las cifras que vemos en nuestros perfiles. Nuestros verdaderos –mal llamados– seguidores son aquellos que nos darían la mano en una emergencia, aquellos que recuerdan nuestro cumpleaños, aquellos que pasan de la virtualidad y ponen fecha a ese café. Aprovechemos las ventajas que nos da la tecnología sin olvidar que las verdaderas conexiones se dan cara a cara.

IMG-1547

Escrito por:
Paula Lanata Cedeño.
Politóloga en proceso. Creativa, pastelera y planner.

IMG-1547

Escrito por:
Paula Lanata Cedeño.
Politóloga en proceso. Creativa, pastelera y planner.

Dejar un comentario

popup-frase
* Campos requeridos