PORTADA-AWAKE (3)
El cyberbullying o ciberacoso está en todas partes, aunque aceptarlo sea un retroceso social.

El cyberbullying o ciberacoso está en todas partes, aunque aceptarlo sea un retroceso social. El bullying y todos sus derivados suenan lejanos y erradicados. Sin embargo, la realidad es otra. ¿A qué hace referencia el cyberbullying? Al uso de medios de comunicación digitales para desacreditar, atacar y divulgar información de una persona. Y debido a la inmediatez de Internet y su alcance, a veces la reputación de alguien se encuentra sujeta a un tweet, comentario o perfil falso.

Es indispensable cuidar la información que compartimos y resulta necesario replantearnos la forma en la cual usamos las redes sociales. Debemos aprender a distinguir el chiste de la burla. A veces, sin pensarlo, una publicación muy personal o alguna actividad del trabajo, puede acabar en grupos de WhatsApp siendo comunicado de manera satírica. Ojo con lo que compartimos y ojo con la retroalimentación que recibimos.

Tal vez no nos sintamos cómplices porque no realizamos directamente la mofa. Sin embargo, el papel de espectadores tampoco funciona para acabar con una práctica que deja en evidencia lo peor del ser humano. Si no te gusta el perfil de una persona, si te parece absurdo su contenido, si te parece sinsentido lo que hace, opta por el botón de ‘unfollow’. Preferible la indiferencia a ser un agresor. Porque el chiste con mala intención en redes sociales o WhatsApp no deja de ser cyberbullying.

En teoría la madurez ha llegado, somos adultos, educados y racionales. ¿Estamos llevando de manera correcta nuestro accionar? ¿O nos reímos de la publicación del otro con nuestros amigos?

IMG-1547

Escrito por:
Paula Lanata Cedeño.
Politóloga en proceso. Creativa, pastelera y planner.

IMG-1547

Escrito por:
Paula Lanata Cedeño.
Politóloga en proceso. Creativa, pastelera y planner.

Dejar un comentario

popup-frase
* Campos requeridos