portada-hormonas-compressor
Gracias a ustedes una persona promedio cree que las mujeres estamos siempre locas.

Gracias a ustedes una persona promedio cree que las mujeres estamos siempre locas. Y no solo eso sino también cree que tenemos una cierta fascinación con ponernos histéricas algunos días del mes. Es que la respuesta a estar sensibles siempre será una locura femenina generalizada y jamás el Síndrome premenstrual o sus variantes.

Entre otras cosas, queridas hormonas, ustedes han desarrollado un olfato especial para caotizar todavía más las situaciones por excelencia caóticas. Es decir, sirven de limón en la herida pero también de excusa, eso debería estar más que claro. Ustedes nos complican la existencia pero de vez en cuando sirven para justificar lo injustificable. Por ejemplo, cuando las emociones nos embargan por las películas de amor de Rachel McAdams o con las canciones de la Shakira pelinegra –la que ‘sí sabía’ escribir canciones–.

Sin embargo, resultaría imposible dejar pasar aquellas ocasiones en las que da para pensar seriamente cuáles son los cimientos de esta relación que deambula entre el amor y el odio. Es que cuando ustedes quieren ser las más detestadas realmente lo logran. ¿Cómo se les ocurre aparecer un día en el cual olvidé poner gasolina? Y claro, la fila en la gasolinera demuestra que la mitad de la ciudad también lo olvidó. ¿Cómo se les ocurre tocar la puerta de mis días cuando tengo más deadlines que ganas de trabajar? ¿Cómo se les ocurre aparecer con una espinilla nivel Chimborazo en una fecha importante? ¿Acaso no éramos amigas?

Pese a todo, gracias queridas hormonas por servir de justificación para esas lágrimas que podrían llegar a ser causa de vergüenza ajena. Aunque retiramos el agradecimiento por las otras situaciones en las cuales solo echan leña al fuego. Sí, en esos días que ningún outfit funciona y el pantalón está a un botón de estallar. Sincerándonos, tal vez y ustedes solo nos recuerdan que lo rico de nuestra femineidad está en lo auténtica e irreverente que puede llegar a ser. Podemos discrepar pero sin ustedes cuántas cosas fuera de libreto hubiéramos perdido.

En conclusión, sigamos siendo amigas. Igual no tenemos otra opción que serlo.

Escrito por: Redacción Awake

Dejar un comentario

popup-frase
* Campos requeridos