soluciones naturales dormir mejor
Consejos para que duermas como la Bella Durmiente.

A veces nos despertamos en medio de la noche, y no sabemos por qué. Otras veces, ni si quiera conseguimos pegar el ojo.

El sueño es uno de los elementos más importantes de una buena salud, pero muchas veces, no importa cuánto tratemos, no logramos dormir más allá de unas cuantas horas.

Te ayudamos con 5 remedios naturales para que sueñes con los angelitos, o por lo menos con Maluma.

Titulos0000

Este aceite esencial es conocido por su efecto relajante y calmante. Pon un par de gotas en tu almohada, acuéstate y cierra los ojos. Inhala, exhala. Deja que su aroma te transporte a la tierra de Morfeo.

Consíguelo en:

Titulos0001

¿Te has preguntado por qué ponen sonidos de la naturaleza en los spas?

Nuestro sentido del oído participa en relajarnos tanto como el resto de nuestro cuerpo. Antes de dormir, es común que demos vueltas a las preocupaciones del día. La música serena, combinada con sonidos naturales te ayuda a alejar esos pensamientos y a relajarte.

Déjate arrullar por el sonido de una cascada, de hojas susurrando con el viento y de pajaritos cantándote una canción de cuna.

Te recomendamos estos playlists en Spotify:

Titulos0002

Nada como un tecito caliente antes de dormir. Los tés herbales y frutales tienen propiedades calmantes y, a diferencia del té verde y el té negro, no contienen teína.

Te recomendamos los de manzanilla, toronjil, limón y especialmente el de valeriana, un conocido sedante natural. Agrégales una cucharadita de miel y prepárate para un sueño realmente dulce.

duerme a oscuras

¿Le temes a la oscuridad? Qué pena, porque hasta la lucecita del aire acondicionado puede afectar tu ciclo de sueño.

La oscuridad hace que produzcas melatonina, la hormona que controla el sueño y que ayuda a que duermas plácida y profundamente.

Invierte en unas cortinas blackout, o cómprate un antifaz para dormir, y declárate la bella durmiente latina.

cama dormir

Evita usar tu cama como escritorio, sofá, comedor, sala de estar, vestidor y mesa de reuniones.

Si ocupas tu cama para tus actividades diarias, tu mente la relacionará con ellas. En cambio, si la ocupas solo para dormir, condicionas a tu mente para que relacione a tu cama directamente con el descanso. Prueba formar este hábito hasta que dormir sea un reflejo, no un trámite.

respiracion

En vez de contar ovejas, cuenta tus respiraciones.

Enfocarte en el aire que entra y sale de tu cuerpo es una práctica básica de meditación que sirve para despejar la mente. Las respiraciones profundas y pausadas reducen el ritmo cardiaco y liberan tensión de tu cuerpo.

Haz este ejercicio repetidamente y prepárate para una noche de sueño reparador.

Dejar un comentario