Portada
Probarnos es importante para conocernos.

Dicen que al final de nuestra vida los momentos que más recordamos, no son precisamente aquellos en que nos fuimos a dormir temprano o esos en que cumplimos todo al pie de la letra. Los sucesos que nos marcan permanentemente, son los que nos afectan –positiva o negativamente- para generar una memoria, cuya función va más allá de ser simplemente una imagen mental o reflejo emocional para repasar cuando estemos pensativos. Realmente usamos los recuerdos como experiencia para seguir y enfrentar lo que se nos presente.

Nuestro paso por el mundo necesita de estos momentos para hacer una buena historia, para permitirnos experimentar lo real y humano de nuestra condición, y es en los retos cuando descubrimos quiénes somos.

Puede no ser fácil y resulte más cómodo jugar seguro cada día, caminando en línea recta sin que nada se altere, ¿pero no estaríamos quizá renunciando a poder construir esas memorias que necesitamos para probarnos? El verdadero y único peligro que trae un desafío, es quedarnos quietos para verlo pasar.

Dejar un comentario