RENDIRSE-PORTADA
Qué gratificante aprender a dejar ir, aprender a soltar, aprender a dar un paso al costado.

Qué gratificante aprender a dejar ir, aprender a soltar, aprender a dar un paso al costado. Nos enseñaron tan bien, y aprendimos perfectamente la lección, de ver al que se rendía como a un cobarde. Y como resultado, calificarlo de débil o perdedor. Los prejuicios se multiplican y el hecho de rendirse se convierte en un acto negativo criticado por la sociedad. ¿Acaso no estamos siendo radicales?

Esa persona que se rindió también puede ser una persona valiente. Una persona que tuvo el valor de aceptar que la única solución era dar un paso atrás. Una persona que entendió lo excesivamente dañino que resulta para la salud emocional dedicarle energías a un fracaso anunciado. Una persona que aceptó haberlo dado todo sin obtener resultados positivos. Una persona que desistió y se atrevió a empezar de cero. El único fracaso que debería preocuparnos sobremanera es dejar de intentarlo o convertirnos en uno más pasando los días en estado de pasividad.

Nos aferramos tanto a las costumbres y huimos solo de pensar en los comentarios de los otros. Aprendamos a dejar ir lo que no suma, sin frustraciones o lamentos. Ni somos buenos en todo ni seremos buenos para todos. Rendirse también es de valientes, no te mortifiques por las cosas que salieron mal y mejor céntrate en que muchas más salgan bien.

Decía un periodista francés que el fracaso solo existe cuando dejamos de esforzarnos.

IMG-1547

Escrito por:
Paula Lanata Cedeño.
Politóloga en proceso. Creativa, pastelera y planner.

IMG-1547

Escrito por:
Paula Lanata Cedeño.
Politóloga en proceso. Creativa, pastelera y planner.

Dejar un comentario

popup-frase
* Campos requeridos