portada
Consejos y ejercicios para una comunicación más efectiva y consciente.

Además de alcanzar efectividad en el discurso, trabajar la forma en la que nos comunicamos, nos permite conocer no solo los efectos en quien nos escucha, sino en nosotros mismos.  Aquí algunos consejos para practicar comunicación consciente:

1. ESCUCHARNOS

No solo las palabras sino los sentimientos detrás.

Quote

Ej: disculparnos por todo (sentirte mal contigo), encontrar un pero a cualquier situación (sabotaje), o algo tan sencillo como declararte una persona triste en lugar de permitirte sentir la emoción declarando que es pasajera: no es lo mismo decir “estoy triste” a “me siento triste”.

2. IDENTIFICAR LA DIFERENCIA ENTRE REACCIÓN Y RESPUESTA.

Observar nuestros hábitos comunicacionales es un ejercicio interesante. A muchos nos cuesta darnos ese espacio breve para digerir una reacción y responder efectivamente. Optamos por mostrar la reacción a manera de respuesta, condicionados por un estímulo, un trigger que generalmente se da en situaciones tensas.

Foto2

Lo que se recomienda es observar nuestra reacción inmediata e identificar el sentimiento asociado con ella.

Ej: Si ante un comentario imprudente quieres virar los ojos, pregúntate si has sentido eso antes en una situación similar. (esto ayuda a identificar un patrón). Luego trata de verte a ti y a tu receptor con compasión y piensa en una forma de hacer que ambos se sientan mejor. Finalmente dilo y hazlo.

3. ESCUCHAR EN TIEMPO PRESENTE.

¿Te sucede que alguien está contándote algo y tu mente se va? Tenemos tanto en la cabeza todo el tiempo, que a veces nos resulta difícil hacer espacio en el momento que se necesita.

¿Qué hacer? Vaciar pensamientos. Míralo como si llegaras del súper cargando fundas y tienes que abrir la puerta de tu casa. Debes dejar las fundas en el suelo para que resulte más fácil entrar.

Ej: por la noche o por la mañana, haz una lista de todo lo que tengas en mente que esté robando tu atención: pendientes, preocupaciones, tareas, llamadas, recordatorios, etc. El acto de escribir es más que simbólico, poner en papel es trasladar de tu mente aquello por un momento, y te ayuda a volver cuando tengas que hacerlo (cumplir tus actividades). Si lo haces por la noche, mejoras tu calidad de sueño.

4. SER CONSCIENTES DE LA PERSPECTIVA DEL OTRO.

El discurso de juicio es el enemigo número uno de la empatía. Si alguien te cuenta un problema o una situación lamentable, nuestra reacción inmediata suele ser aconsejar o pedir que no se sientan mal. ¿La situación más difícil? Un pésame.

Foto3

¿Qué hacer? Aceptar la verdad y ver la situación cómo es. Evitar caer en el deseo de maquillar una frase para que resulte menos dolorosa. Cuando nos sentimos vulnerables o tristes, sólo queremos que nos escuchen.

Ej: declarar que aprecias la confianza de alguien al contarte un problema, confesar que no sabías que había ocurrido, preguntar qué puedes hacer para hacer sentir mejor al otro.

5. SÉ ESPECÍFICO

No necesitas entrar en tanto detalle cuando solicitas algo. Esto, además de entorpecer tu discurso y desviar la atención de tu receptor, te desconecta de lo que verdaderamente quieres decir. Hablar claro, manejando códigos que ambas partes comprendan.

Ej: Si quieres que alguien te ayude con algo, solo tienes que preguntar si podría hacerlo y cuándo. Preguntar si desea ayudarte, es algo totalmente distinto.

6. ELIGE EL SILENCIO CUANDO AMERITE.

La mala reputación del silencio (piensa cuánto has escuchado quejarte de silencios ‘incómodos’) es señal de cuánto nos cuesta intimar, mostrarnos, compartir con otros.

Vivimos peleando contra la constante necesidad de rellenar una conversación con cualquier sonido, tan solo para no dejar ser a las pausas”.

¿En qué beneficia el silencio?

-Crea intimidad y confianza, no solo con el otro sino contigo mismo.

-Puedes usarlo como espacio para convertirlo en compasión durante una conversación: es ahí donde te das el tiempo de identificar entre reacción y respuesta, por ejemplo.

-Te permite incluir a otros: le das la oportunidad de intervenir a alguien más.

-Es el momento en que analizas que tu respuesta, además de clara y concisa, sea consciente.

Fuente: How To Communicate like a Buddhist.

La mala reputación del silencio (piensa cuánto has escuchado quejarte de silencios ‘incómodos’) es señal de cuánto nos cuesta intimar, mostrarnos, compartir con otros.

Dejar un comentario