portada (6)
El nuevo año es sinónimo de hacer planes y elaborar listas de cosas que probablemente no vas a cumplir.

El nuevo año es sinónimo de hacer planes y elaborar listas de cosas que probablemente no vas a cumplir. Al finalizar enero te das cuenta de que sigues comiendo desordenadamente, que no has entrado al gimnasio, que tus cuentas imposibilitan el ahorro por un tiempo, que seguirás en ese trabajo que no te gusta, etc. ¿Te suena familiar ese panorama? Lo peor es cuando llega octubre y te das cuenta de que no viajaste a ese lugar paradisiaco que te habías prometido. 

Tal vez, el problema radica en que nos enfocamos en qué hacer hacer y no en quién queremos o deberíamos ser para lograr nuestras metas de nuevo año. Si ya estabas pensando en hacer la lista de promesas para el 2020 es momento de cambiar todo por una pregunta. ¿Qué persona quiero ser el próximo año? ¿Qué persona quiero encontrarme al finalizar el año? ¿Qué persona debo ser para cumplir lo que anhelo? 

Seamos autocríticos así toque poner el dedo en llaga. Seamos realistas sin dejar de retarnos a dar el 200%. Seamos prácticos y enfoquémonos en lo que nos va bien, no esperemos ser buenos en todos. Este año ya no pongas metas al aire sino que establece cómo las vas a lograr. Y sobre todo, no olvides la pregunta medular para lograr todo lo que planeas, ¿qué persona quiero ser?

IMG-1547

Escrito por:
Paula Lanata Cedeño.
Politóloga en proceso. Creativa, pastelera y planner.

IMG-1547

Escrito por:
Paula Lanata Cedeño.
Politóloga en proceso. Creativa, pastelera y planner.

Dejar un comentario

popup-frase
* Campos requeridos