portada-eterna-amistad
Es sabido y lo experimentamos: amigos y amigas, hay de todo tipo.

Es sabido y lo experimentamos: amigos y amigas, hay de todo tipo. Hay quien conserva algunos del colegio, quien defiende con uñas y dientes su grupo universitario, quien enarbola a sus compañeros de trabajo y también quien tiene cientos desperdigados por el mundo. Sin embargo, la premisa de que aquellos individuos con los que compartimos una determinada época van a ser siempre nuestros amigos nos aqueja, nos presiona y especialmente nos invita a cuestionarnos: ¿Existe, acaso, es posible, la amistad eterna?

Sin ir más lejos, es sabido que mantener los vínculos tampoco es tarea gratuita. Valiéndonos de herramientas tecnológicas que facilitan nuestra comunicación, hacemos un esfuerzo cotidiano por relacionarnos con quienes más apreciamos. Buscamos –aún sabiendo que no encontraremos- novedad en las vidas de nuestros amigos en aras de conversar con ellos, discutir un tema o simplemente iniciar una charla con el único objetivo de que recuerden que les queremos.

Sin embargo, en el universo hay infinitas posibilidades. Y entre ellas -por favor- cabe la de considerar que un amigo entrañable puede, de un momento a otro o de manera más gradual, dejar de serlo. Los intereses individuales están sometidos a cambios, e inevitablemente, aquello siempre afectará nuestras relaciones. A lo mejor un día un amigo se convierte en padre, se va a vivir al exterior o se vuelve adepto a una religión y eso simplemente lo distancia de nuestro mundo.

Ahora bien: también puede ocurrir que, en otra oportunidad, un amigo o amiga decida conscientemente no relacionarse más con nosotros. Abandonar, sin pena ni gloria, ese vínculo que nos unía. Pensemos por un momento: Si ocurre con las parejas de manera natural, ¿Por qué no podría ocurrir con la amistad? Lógicamente nos cuesta aceptarlo. Y nos inunda, como siempre, el miedo a la lejanía. A lo mejor es hora de entender que ser dejados es parte posible de lo que estamos viviendo. Propongo amigarnos con la idea y dedicarnos únicamente a los vínculos que hoy, sin discusión, nos hagan felices. Es decir, la siempre difícil tarea de ser honestos.

florencia-lauga

Escrito por:
Florencia Lauga
Argentina. Actriz, locutora y licenciada en ciencias de la comunicación.
Considera que salir del país de origen es uno de los mayores crecimientos posibles.

florencia-lauga

Escrito por:
Florencia Lauga
Argentina. Actriz, locutora y licenciada en ciencias de la comunicación.
Considera que salir del país de origen es uno de los mayores crecimientos posibles.

Dejar un comentario

popup-frase
* Campos requeridos