Portada
A lo que tienes y no tienes derecho este 19 de febrero.

“Los más ardientes lugares del infierno están reservados para aquellos que, en momentos de profundas crisis morales, mantienen su neutralidad.”  Amén.

Posteé esa cita de Dante, y a los pocos días me contactó Awake para que escriba estas líneas.

Para no adoptar posturas, muchos se escudan detrás del cómodo argumento de no querer ser “políticos”.  Hablo por experiencia propia al afirmar que no es necesario participar en política electoral o partidista para tener y sostener –hasta públicamente– una postura, una línea, y una visión de desarrollo; o para reaccionar ante lo que consideramos injusto.

La democracia se fundamenta en discusiones e intercambios de ideas.  Si bien estos debates llegan a las altas esferas del poder y organizaciones influyentes de la sociedad civil, el intercambio nace de las discusiones en las aulas universitarias, en los cafés, en las familias, en los trabajos.  Hay que interesarse en la vida pública, opinar en los espacios en que nos movemos, e involucrarnos en las organizaciones con las que nos identificamos.

El 19 de febrero tendrás la oportunidad de expresarte mediante el voto. Tienes derecho a dárselo a quien tú —y solo tú—  concluyas que es la mejor opción.  A lo que no tienes derecho es a tener un rol pasivo, y mirar los acontecimientos de lejos.  No puedes ser un inocuo espectador, dejando que los demás tomen las decisiones.  No tienes derecho a votar nulo o blanco, a no votar, o a votar haciendo “de-tin-marín-de-do-pingüé”.

Cualquiera de esas cosas te convertirían en alguien sin opinión ni postura; nos haría pensar que tu mente es algo así como un agua mala.  Perderías el derecho a reclamar después, si las cosas salen mal; perderías, también, el respeto de muchos.

Lo que te toca es elegir, aunque te equivoques. Debes darte a ti mismo el derecho a participar, a exigir, a ser parte de una sociedad que necesita de todos.

Fotobio

Francisco Alarcón Alcívar

Licenciado en Ciencias Políticas y máster en Administración de Empresas. Es presidente de Agrovanic S.A. y tiene negocios de alimentos y bienes raíces. Fue presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil, presidente de la Asoplas, presidente ejecutivo de Tonicorp, Gerente de Industrias Lácteas Toni S.A., entre otros.

Dejar un comentario