CASATECONTIGO-PORTADA-compressor
En una década, el divorcio en Ecuador creció 83.45% y disminuyeron los matrimonios en un 22,01% según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).

En una década, el divorcio en Ecuador creció 83.45% y disminuyeron los matrimonios en un 22,01% según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC). Es decir, mala década para los wedding planners y todo su staff,  lo peor es que la tendencia continúa.

¿Por qué nos divorciamos más? ¿Por qué nos casamos menos? ¿Somos felices o infelices por el estado civil? ¿Somos más independientes o dependientes que antes? Las preguntas quedan en el aire, generan reflexión y difícilmente pueden ser contestadas.

Tracy McMillan, autora de Why You’re Not Married, no necesariamente nos muestra la fórmula secreta para no divorciarnos pero sí para casarnos bien. Porque para casarnos bien, primero hay que casarnos con nosotras mismas, ¡votos incluídos!.

Voto #1: Te casarás contigo en la riqueza y en la pobreza.
Traducción: Ámate en el momento exacto y en el lugar exacto en el cual estás. No cuando consigas aquel puesto o puedas comprar eso que te quita el sueño. No esperes eso para amarte.

Voto #2: Te casarás contigo misma en la prosperidad y la adversidad.
Traducción: Ámate en cada fracaso, en cada llanto histérico y en cada tocada de fondo. Ámate cuando hayas peleado con alguien, cuando desperdiciaste todo el fin de semana en Netflix, cuando perdiste una gran oportunidad.

Voto #3: Te casarás contigo misma en la salud y en la enfermedad.
Traducción: Aprenderás a cuidarte, a tomarte de la mano y sobre todo, aprenderás que puedes contar contigo misma. Aprenderás a llevar el horario de las pastillas y al siguiente día seguramente despertarás mejor.

Porque cuando te comprometes a casarte contigo misma, aceptas quedarte y comprenderte pase lo que pase. Porque para amar a alguien necesitas primero amarte a ti misma y para casarte ¡ni se diga! La clave según McMillan está en no creer que el matrimonio te hará feliz, ni que esa persona te complementará, ni que necesitas casarte (aunque la sociedad nos enseñe que casarse es un “logro”). Así que haz tus propios votos, acéptate y solo después de eso estarás lista para aceptar a alguien más. Esto aplica para cualquier relación sentimental.

IMG-1547

Escrito por:
Paula Lanata Cedeño.
Politóloga en proceso. Creativa, pastelera y planner.

IMG-1547

Escrito por:
Paula Lanata Cedeño.
Politóloga en proceso. Creativa, pastelera y planner.

Dejar un comentario