¡No tengo ropa!

Aprende a comprar estratégicamente y olvídate de los cargos de conciencia por esas prendas que usas una sola vez.

Tu cansancio tiene nombre

Existen dos tipos de mujeres: las que nunca están cansadas (aunque lo estén) y las que reconocen estar cansadas todo el tiempo.