portadasister
Todas tenemos una amiga que nos critica por amar el maquillaje, por depilarnos, e incluso, por querer tener una familia.

Vamos directo al grano. Todas tenemos una amiga que nos critica por amar el maquillaje, por depilarnos, e incluso, por querer tener una familia. Hoy estoy aquí para hablar del sister shaming, una realidad que me pasa a mi y seguramente a ti también.

Querida hermana, al igual que tú, me incomoda ser parte de una comunidad que defiende la libertad y que a veces, se cree en derecho de juzgarme. Por eso te invito a poner el tema bajo la lupa, pues los prejuicios que tanto queremos destruir, solemos encontrarlos entre nosotras.

Esto va más allá de cuestionar si una feminista debe depilarse o no, se trata de criticar a una mujer empoderada hasta el punto de desprestigiar lo que geniunamente la hace feliz.  ¿Ya olvidamos lo que significa empoderamiento?

No hay nada más feminista que disfrutar de nuestra propia libertad, ni hay culpabilidad en hacer lo que nos gusta desde el hogar u oficina, como madres o jefas, operadas o naturales (sí, también me han criticado por eso). Tengo amigas que decidieron quedarse en casa con sus niños, porque esa era su prioridad. Pero también tengo amigas que decidieron ser ingenieras, empresarias y algunas reinas de
belleza. Ninguna es menos que otra, pero aún tienen que lidiar con preguntas como: ¿En serio te quieres casar tan joven? ¿Cómo puedes ser feminista y ama de casa? ¿Por qué no terminaste la universidad? ¿En serio quieres operarte? ¿Por qué usas maquillaje, no tienes autoestima?. Por qué, por qué, por qué… lo peor que una mujer puede hacer es cuestionar la libertad de otra.

Por eso, hoy termino este episodio de temas incómodos con un consejo aún más incómodo: aceptar. Porque hacer lo que te apasiona, no te hace menos mujer, pero criticar las decisiones de otras sí. Hoy las invito a unirnos en la diferencia y a ser resilientes ante una comunidad tan diversa. Empecemos a celebrar las acciones que nos hacen genuinamente feliz, porque nos permiten ser mujeres libres, nos
permiten…ser.

Y quizás me equivoque, pero creo que este consejo puede aplicar a todos los «ismos» que enfrentamos actualmente.

ElizabethCajas

Escrito por:
Elizabeth Cajas Aguayo
Creo en las letras y también creo, a través de ellas. Redactora, artista visual y pastelera. Políticamente incorrecta.
Sígueme en IG: @elizabethcjas

ElizabethCajas

Escrito por:
Elizabeth Cajas Aguayo
Creo en las letras y también creo, a través de ellas. Redactora, artista visual y pastelera. Políticamente incorrecta.
Sígueme en IG: @elizabethcjas

Dejar un comentario