PERDON-PORTADA-compressor
Necesitamos que nos validen, que nos aprueben, que nos den un voto de confianza.

Necesitamos que nos validen, que nos aprueben, que nos den un voto de confianza. Estamos a la expectativa de un ‘sí’ para sentir menos responsabilidad y obtener un plus de seguridad en nuestras acciones. No barajamos la catastrófica posibilidad en la cual los planes fracasan y se salen de lo establecido. Nos da miedo ser aquella que termina con un regaño, un llamado de atención o una desilusión. Porque nos acostumbramos a pedir perdón o permiso pero rarísima vez nos aventuramos a seguir nuestra intuición, corazonadas o sexto sentido.  

Encontramos en este círculo vicioso de perdón-permiso una forma de evadir, hasta cierto punto, las consecuencias de nuestros actos. No solo necesitamos luz verde para asuntos delicados sino que llegamos a pedir incluso la aceptación de nuestras amigas para escribirle al tipo que nos gusta o para aplicar en una empresa donde cumples con el 99,9% de lo que piden. Es en ese preciso momento de duda en el cual nos apuntamos para recibir las facturas de todas las cosas que queríamos hacer y no hicimos.

Aunque suene radical y contracorriente con lo socialmente aceptado, basta de pedir perdón y permiso para todo. Empoderémonos un poco más respecto a quiénes somos, qué queremos, qué buscamos y qué somos capaces de hacer. Esa cultura donde la aprobación de un tercero se vuelve vital nos resta libertad. Si tus acciones no afectan realmente a alguien más, tampoco tienes la necesidad de disculparte por cada paso que das. Hemos tergiversado tanto ambas palabras que forman parte de nuestro léxico diario de manera natural. Decidamos bajarnos de ese sentimiento de culpa constante porque no hay nada más dañino que ser presa de la opinión del otro.

IMG-1547

Escrito por:
Paula Lanata Cedeño.
Politóloga en proceso. Creativa, pastelera y planner.

IMG-1547

Escrito por:
Paula Lanata Cedeño.
Politóloga en proceso. Creativa, pastelera y planner.

Dejar un comentario

popup-frase
* Campos requeridos