portada
Roxane Gay, autora de Bad Feminist, nos invita a una nueva forma de feminismo.

“En algún momento se me metió en la cabeza que una feminista era un tipo de mujer concreto. Me tragué mitos para nada exactos de cómo eran las feministas: militantes, perfectas política y personalmente, que odian a los hombres y sin sentido del humor. Me tragué esos mitos a pesar de que intelectualmente sabía que no debía. No me enorgullezco de ello. No me los quiero seguir tragando. No quiero renegar del feminismo con desdén, como ya han hecho demasiadas mujeres.  Ser una mala feminista parece la única manera de aceptarme como feminista y ser yo misma, y por ello escribo”.

roxanaCon estas palabras, la provocadora y ácida Roxane Gay nos transporta a lo más íntimo de sus pensamientos, esas dudas que alguna vez hemos tenido como mujeres frente al feminismo. ¿Podemos ser feministas aunque nuestro color favorito sea el rosado? ¿Podemos disfrutar de ciertos ritmos musicales aunque su letra no sea digna de admiración? ¿Puedo declararme feminista pero también disfrutar de cocinarle todas las noches a mi esposo o novio?

Sí. Bienvenida al mundo de las malas feministas.

A Roxane, autora del libro Bad Feminist, le gusta el rap aunque sabe que es un género cargado de clichés sexistas. Le gusta el cine absurdo y leer Vogue. A mí también. Soy, como ella, una amante de la cultura pop. Y eso no nos hace menos feministas.

Es que vivimos en un mundo cargado de información, una sociedad fascinante en la que tenemos derecho a obsesionarnos por ciertas distracciones, a tener placeres culposos, a disfrutar de algunas banalidades. Pero eso no significa que estemos entregadas al patriarcado y a la normalización del machismo. No significa que renunciemos a nuestros principios. Significa que somos malas feministas. Porque es preferible ser una mala feminista, a no serlo para nada.

quote

¿Y qué implicaciones tiene esto? Ser una mala feminista significa vivir una vida libre de la militancia, del mal entendido feminazismo, lejos del hembrismo, pero muy muy lejos también del machismo.

“Soy una mala feminista porque no quiero ser puesta en un pedestal. De las personas que son colocadas en pedestales se espera que posen, con perfección. Luego son echadas cuando la cagan. Yo la cago regularmente”.

Esta nueva propuesta que nos hace Roxane pretende ir más allá de los movimientos, buscando tratar al feminismo con honestidad.

Parte de la honestidad es –también– entender nuestra posición en la sociedad. Ser críticas y saber que aunque podemos ser tratadas como minoría por el hecho de ser mujeres, cada una de nosotras tiene una realidad distinta. Y muchas veces, de alguna forma, vivimos en una situación privilegiada frente a otros miembros de nuestra sociedad o comunidad.

Ser mala feminista, en otras palabras, es tratar. Tratar de vivir una vida coherente, de leer e informarnos para hablar con responsabilidad, de dejar de juzgar a otras mujeres porque muestran más —o menos—. Ser una mala feminista es, si te gusta, dejar que te abran la puerta del carro, o abrírsela tú a tu novio, si eres tú quien conduce. Ser mala feminista es vivir el feminismo a tu manera, sin juzgar a otras mujeres por sus decisiones.

Ser mala feminista es perder el miedo a hablar sobre temas tabúes para la sociedad como el acoso sexual, la maternidad, el rol de la mujer en la sociedad, la vida de pareja, la planificación familiar.

Ser una mala feminista es vivir intentando.

Escrito por: Thalíe Ponce.

1 Comentario

  1. ESPECTACULAR !! Es la primera vez que leo en awake y en algún medio escrito laico algo así,definitivamente ese “feminismo” del que ya hay bastante información lo único que genera es separación y disparates. Yo quiero ser algún día madre,cocinarle a quien vaya a ser mi esposo y que me abran la puerta del carro, también quiero seguir trabajando,puedo jugar cartas/fútbol,etc y mi esposo lavar platos.
    Obviamente aborrezco todo tipo de violencia sea hacia hombres y mujeres,porque el “feminismo,que está de moda” lo que está generando es separación y buscar disminuir violencia solo de un sector olvidando la que ocurre también hacia los hombres,niños,ancianos.

    APLAUSOS!!

Dejar un comentario