portada (1)
Abajo esa creencia arcaica de que una mujer al llegar a su adultez pierde por default su sentido del humor y la capacidad de equivocarse frente al mundo.

Abajo esa creencia arcaica de que una mujer al llegar a su adultez pierde por default su sentido del humor y la capacidad de equivocarse frente al mundo. Que nuestra sociedad no siga esperando que un blazer y colores ‘sobrios’ sean sinónimos de responsabilidad. Basta de aplausos por llevar la adultez a una formalidad extrema y mal entendida que limita la autenticidad femenina.  

¿De verdad es necesario usar pantalones para demostrar capacidades? Hasta cuándo nos seguimos preocupando por imitar ese cliché bossy para ‘encajar’ en lo que según algunos es adecuado. ¿Cuál termina siendo el resultado? Una imagen plástica, acartonada y falsa de lo que significa ser una mujer adulta, empresaria o profesional. 

Atenta workaholic, aunque no lo creas hay vida después del trabajo. No anules partes de tu vida por el ‘qué dirán’ tus colegas. Recuerda que tu inteligencia no disminuye por tomar sangría. Recuerda que tu vida profesional no es incompatible con tu vida social. Recuerda que las etapas de la vida se ajustan a ti y no al revés. 

Olvídate del pánico por subir un story divirtiéndote.
Toma riesgos y pasa la página si fracasas.
No imites a alguien más, defiende tu esencia.
La falsedad da nauseas, la autenticidad se admira. 

¿Cuántas mujeres necesitan este mensaje, no?

Dejar un comentario

popup-frase
* Campos requeridos