PORTADA a las que inspiran
No pretendo pasarme las siguientes líneas quejándome porque no me toman en serio o porque me prohíben hacer algo.

No pretendo pasarme las siguientes líneas quejándome porque no me toman en serio o porque me prohíben hacer algo. Quejarse está de más.

Quiero celebrar a quienes que lo entendieron todo.  A quienes dejaron el “qué van a decir” bien guardado en un baúl.

A esas mujeres que empezaron a vestirse para impresionarse a sí mimas. Las que aman lo que practican, tienen músculos y los muestran sin pena.

A esos hombres que preparan la cena, lavan la ropa y arreglan la casa. Porque a un hogar no lo hacen solo las féminas.

A esas mujeres con ovarios que no tienen urgencia por ser fecundados. Mujeres que entienden que la felicidad no está encasillada en crear una familia.

A esos hombres que dejaron la vergüenza a un lado y ahora practican danza o yoga. A esos hombres que sienten, sienten un montón y lo demuestran.

A esas personas que no necesitan de un montón de títulos o estudios para sentirse realizados, sino que encuentran la felicidad en hacer lo que tanto aman, no en cuánto dinero pueden obtener.

A esas personas que le dijeron mandaron al sistema a joderse. Las que cada día inspiran al resto con sus acciones.

A quienes luchan con sus demonios y ya no permiten que su pasado defina su presente y les quite un mejor futuro. 

A quienes eligieron el amor sobre las opiniones ajenas y viven con el hombre o la mujer de su vida, luchando porque llegue el día en que dejen de ser cuestionados.

Los que vencieron el miedo a los juicios de sus familiares y amigos. Los que dejaron de esconderse y enfrentan esas dificultades que no deberían tener en primer lugar.

A los artistas que se visten como nadie se atrevería. Con brillantes y elaborados trajes, pelucas, tacones y colorido maquillaje mientras emulan a quienes más admiran sobre un escenario.

A quienes abandonaron ese trabajo frustrante para perseguir sus sueños y trabajan duro por hacerlos realidad.

A quienes soltaron sus prejuicios y aceptan que no hay blanco o negro, sino toda una gama. Los que aceptan que todos somos distintos.

A quienes pelean no sólo por sus derechos sino por los de todos. Los que comprenden que nos vemos diferente, pero al final del día somos seres vivos y merecemos respeto por igual.

Gracias a todos ustedes. A diario nos demuestran que está en nosotros cambiar lo que nos molesta y nos lastima. Porque no es nuestro deber satisfacer al sistema, sino a nosotros mismos.

A ti que temes guerrear por lo que quieres. Estás a tiempo. ¡A darlo todo y ser felices!

Stefany Rivera

Escrito por:
Stefany Rivera.
Relacionista pública que escribe y hace fotografías. Comunicación digital.
Observa, cuestiona, lleva la contraria y canta.

Stefany Rivera

Escrito por:
Stefany Rivera.
Relacionista pública que escribe y hace fotografías. Comunicación digital.
Observa, cuestiona, lleva la contraria y canta.

Dejar un comentario

popup-frase
* Campos requeridos