portada
Conoce los inocentes mensajes que ocultan los villancicos.

Están en todas partes. Supermercados, ascensores, reuniones familiares. En el centro comercial, en la radio, en la televisión y en el ringtone de tu compañero novelero de la oficina. Donde vayas, te perseguirán.

En diciembre, los villancicos nos rodean, como borrachos al rompope.

Para el oído poco entrenado, tal vez pueda parecer, que aquellas canciones populares nos hablan únicamente de paz, amor y Navidad, pero basta prestar atención para descubrir los mensajes que ocultan los villancicos detrás de sus “inocentes” melodías.

¿Santa Claus viene a la ciudad? Sí, y con él, todas sus tendencias voyeuristas, los peces en el río son claramente alcohólicos y el niño Jesús es un ninja encubierto.

La verdad, está aquí:

Los peces en el río

“Pero mira cómo beben los peces en el río, pero mira cómo beben por ver al Dios nacido, beben y beben y vuelven a beber, los peces en el río, por ver a Dios nacer”.

Los peces de río no beben el agua en la que nadan, absorben el agua a través de sus branquias y su piel PARA RESPIRAR. Los peces en el río manifiestan su alegría por ver a Dios nacido RESPIRANDO, buscando evitar su propia muerte, estos peces sí que saben divertirse.

“La virgen se está peinando, entre cortina y cortina los cabello son de oro y el peine de plata fina…”

¿Tiene tiempo para peinarse? Seguramente se durmió el bebé, no entiendo porqué mejor no aprovecha para dormir. Pff peinarse, qué gil.

“Pero mira cómo beben los peces en el río, pero mira cómo beben por ver al Dios nacido, beben y beben y vuelven a beber, los peces en el río, por ver a Dios nacer”.

Los peces están muy felices de que la virgen se peine, continúan respirando de la felicidad. El único sentido lógico que puede darle un sentido festivo a que los peces beban, es que estén bebiendo tequila, en cuyo caso es completamente aceptable que quieran seguir bebiendo.

La Marimorena

“Ande, ande, ande, la Marimorena. Ande, ande que es la Nochebuena”.

La Virgen María, era una mujer nativa del Medio Oriente, aunque en muchas ocasiones se la representa como rubia, geográficamente hablando es muy probable que su piel hubiese sido oscura: La Mari-Morena

“Y si quieres comprar pan más blanco que la azucena en el portal de Belén la Virgen es panadera”.

Aprovechando la gran afluencia de personas que iban a visitar al niño Dios, la Mari-morena que tiene sangre de comerciante, decide abrir una panadería para ganarse alguito y poder hacerse una vida fuera del pesebre.

A esta puerta hemos llegado cuatrocientos en cuadrilla, si quieres que nos sentemos, saca cuatrocientas sillas”.

La popularidad del pan de María es innegable, desde que el bebé Jesús empezó a multiplicar la harina sin gluten, el negocio va de maravilla.

Rodolfo, el reno

Era Rodolfo un reno que tenía la nariz, roja como un tomate y de un brillo singular”.

Rodolfo tenía el tabique desviado. Un tratamiento experimental radioactivo otorgó a Rodolfo la habilidad de iluminar su nariz con un brillo nuclear.

Todos sus compañeros se reían sin parar, y nuestro buen amigo solo y triste se quedó”.

Corría el rumor de que Rodolfo poseía habilidades psíquicas y los otros renos empezaron a temerle, nunca lo escogían para los partidos de fútbol..

Pero Navidad llegó, Santa Claus bajó y a Rodolfo lo eligió, por su singular nariz”.

Santa Claus vio su potencial mutante y lo ayudó a entrenar sus poderes. Necesitaba el brillo de su nariz para iluminar la ruta y alargar la vida de la batería del trineo.

Tirando del trineo, fue Rodolfo sensación, y desde aquel momento toda burla se acabó”.

Ahora con la capacidad de volar y sus habilidades psíquicas y radioactivas desarrolladas Rodolfo es el líder del trineo. Ningún reno ha vuelto a burlarse de él, pues a todos los controla mentalmente.

Santa Claus llegó a la ciudad

Te observa cuando duermes, te mira al despertar, no intentes ocultarte de él, pues siempre te verá”.

Santa Claus es un hombre muy celoso, tiene cámaras y micrófonos escondidos por toda la casa

Él sabe de ti, él sabe de mí,  él lo sabe todo, no intentes huir”.

En esta canción Mamá Noela le revela a su amante que Santa Claus ya sabe de su affair.

Santa Claus llegó a la ciudad”.

Y va tras de ti…

Hacia Belén va una burra

En el portal de Belén rin, rin, yo me remendaba, yo me remendé, yo me eché un remiendo yo me lo quité”.

¿Tanta remendada? Es hora de comprar mejores telas ah…

… han entrado los ratones;y al bueno de San José rin, rin, yo me remendaba, yo me remendé, yo me eché un remiendo yo me lo quité, le han roído los calzones”.

¿Qué? ¿Son de azúcar esas telas? Bueno, eso tendría sentido.

María, María… ven acá corriendo, que los calzoncillos los están royendo”.

¡Todo tiene que hacer María! ¿Por qué no puede San José espantar a los ratones? ¡Nada pueden hacer solos! ¡Qué se los roan no más, se lo merece!

*Bonus Track: Dulce Jesús Mío

Dulce Jesús mío, mi niño adorado (bis)

Ven a nuestras almas niñito, ven no tardes tanto (bis)

Este era mi villancico favorito en la infancia, porque yo pensaba que decía:

Dulce Jesús mío, mi NINJA dorado

Si vas a pelear contra el pecado, que sea con shurikens. El niño Dios era como un Power Ranger Dorado que “se metía en nuestras almas” para purificarlas, y por eso este villancico ecuatoriano era el más bacán de todos.

Así que espero que esta Navidad, reciban con alegría al Ninja en sus corazones, coman mucho pavo y Santa Claus deje de stalkearlos. ¡Felices Fiestas!

Escrito por: Daniela Anchundia.

propuestaclaro

Dejar un comentario