portada
¿Harto de los sitcoms gringos? Prueba con estas comedias británicas.

Si estás harto del humor gringo, si tus amigos no distinguen cuándo estás bromeando, y cuando lo haces lo único que te recibe es el sonido de los grillos cantando, estas comedias británicas son para ti.

The IT Crowd comienza con una mentira de a que todos hemos sido culpables alguna vez. Exagerar nuestra experiencia.

entretenimiento0

Esto es lo que le pasa a Jen, cuando es contratada como gerente del Departamento de Informática después de poner en su CV que tenía mucha experiencia con las computadoras. Al llegar a la oficina, los únicos miembros del departamento, Roy y Moss, se dan cuenta de inmediato que no sabe nada de informática. Para el final del episodio, llegan a un acuerdo: Jen los ayudará a llevarse mejor con los otros empleados, y bautiza su puesto como ‘gerente de relaciones’.

Es un workplace sitcom con una audiencia en vivo, algo que probablemente suene familiar, y casi como algo del pasado. Pero si The IT Crowd tiene algo especial, son sus personajes y su particular sentido del humor. El trío de Jen, Roy y Moss hace click inmediatamente. Sus personajes son casi caricaturas, en el mejor sentido de la palabra.

Roy está exasperado y aburrido con su trabajo. Quiere el respeto de los otros empleados, pero es el primero en perder la paciencia cuando alguien demuestra ineptitud con las computadoras. Moss es un genio de las computadoras, y las entiende más que a las personas. Mientras Roy atiende problemas técnicos con su famosa línea “Has tratado de encenderla y apagarla otra vez?”, el approach de Moss es explicarle a la persona, en un monólogo lleno de jerga de informática, cuál es el problema, hasta que le cuelgan el teléfono. Jen es sociable, y su función inicial es conectar a los chicos con otras personas, como Penny en Big Bang Theory. Pero poco a poco se revela ser tan inadaptada como sus compañeros.

quotemovil1
quote1compu

Cuando Moss se ensimisma tanto en su mundo tecnológico, que tiene dificultad con problemas prácticos como apagar un fuego. Cada vez que Roy se quiere hacer pasar por alguien chévere con confianza, y cada vez que Jen trata de mostrarse como una persona funcional. A su manera, cada uno de ellos es un “nerd”, tratando de demostrar algo que no es, o limitándose a sí mismo en un espacio.

Esta serie se estrenó con el nombre de Scrotal Recall en el 2014, y más tarde en Netflix como Lovesick. Todo comienza cuando Dylan recibe una llamada de una clínica de enfermedades venéreas, diciéndole que tiene clamidia, y debe contactar a todas sus parejas sexuales anteriores. Cada capítulo de la serie se titula como una de estas mujeres, y sigue la historia de cómo las conoce.

entretenimiento1

La mayoría de la serie es contada a través de flashbacks, y vas viendo las facetas de estos personajes en diferentes tiempos, ya sean meses o años. A lo largo de esto, vamos teniendo un vistazo a la vida de Dylan y sus mejores amigos, Evie y Luke.

Ésta es una comedia romántica, y Dylan es un romántico que cree en los finales felices. Luke en, cambio, es un mujeriego empedernido que se robará tu simpatía mientras más lo conoces. Evie es artística, más centrada que los otros (sólo un poco), y sufre de uno de los típicos males de las comedias románticas: el amor no correspondido. La serie hace un gran trabajo al manejar la tensión sexual entre Evie y Dylan. En vez de aplazarla y poner excusas al porqué no “pueden” estar juntos, su problema radica en ellos mismos y sus defectos, que les impiden encontrar lo que están buscando.

El humor aquí es sutil y está dentro de los intercambios entre los tres personajes principales. No se enfocan en bromas o punchlines, pero las situaciones son imaginativas sin ser fantasiosas y el diálogo está construido de manera ingeniosa. Al ser una serie británica, sólo tiene 6 episodios, pero en ellos encuentras risas, ternura y sorpresas.

Más allá del humor y la premisa inicial, te encariñas con estos personajes y quieres pasar más tiempo con ellos. Después de verla, sentirás que te llevas más que sólo unas cuantas risas.

Netflix acaba de estrenar la segunda temporada, ¡No te la pierdas!

Cuando aparecen los opening credits, la serie te invita a ir con ellos a un “viaje a través del tiempo y el espacio, al mundo de The Mighty Boosh”.

Esta es la primera pista que nos da la serie de que no es un sitcom común y corriente. Curiosamente, es una premisa de cómo mentalizarte antes de ver este sitcom. La mejor forma de verlo es confiar en los personajes y dejar que te lleven a rincones desconocidos, sin importar lo absurdos que puedan parecer. 

 entretenimiento2

Sus protagonistas, Howard y Vincent, son interpretados por los mismos creadores, Noel Fielding y Julian Barratt. En la primera temporada los protagonistas, Howard y Vincent, trabajan en un zoológico. En la segunda, los episodios comienzan desde su departamento, donde son músicos fallidos. En la tercera, trabajan en una tienda de magia. Los episodios siempre nacen de alguna conversación o conflicto entre ambos, sus charlas siempre rápidas como un partido de ping pong.

quote2compu
quotemovil2

Ya sea una excursión en el ártico, una pelea con un canguro o tomar un taxi que los lleva al espacio, siempre terminan en situaciones descabelladas. Pero uno de los elementos brillantes de esta serie es que hasta las cosas más ridículas tienen lógica dentro de los parámetros establecidos en este mundo. Esto le trae una magia a cada episodio, y eleva esta comedia más allá de un sitcom cualquiera.

Esto es algo que nunca veras en televisión gringa, probablemente, porque no lo permitan. Es un show tan arriesgado, tan loco, que si sólo vieras las ideas en papel, dirías “esto es ridículo”, y lo es. Pero funciona.

¿Por qué no terminar esta lista con un clásico? Si te reíste en la versión gringa de The Office, te presentamos a la comedia que lo comenzó todo.

entretenimiento3

A pesar de ser la misma premisa y personajes (el primer episodio es casi igual en ambas series), notas las diferencias. El humor aquí tiene más libertad de ser crudo e inapropiado, ya que los británicos mueren por un double-entendre bien ejecutado. Los personajes tienen la misma base, pero de cierta forma, se sientes más reales, como si fueran una persona que te podrías encontrar en la calle.

El jefe, interpretado por Ricky Gervais, creador de la serie. Se cree un “jefe divertido” y se desespera por tener siempre la aprobación de los demás y es la típica persona que se ríe de sus propias bromas, aunque todos a su alrededor se queden en silencio. Gervais le da una naturalidad al personaje, haciendo que no sea difícil creer que exista una persona tan obtusa.

Un personaje memorable es Gareth, el compañero de trabajo más molestoso que te puedes imaginar. Lambón con el jefe, con un falso sentido de autoridad, y casi tan cuadrado como Sheldon. Jim y Dawn son el dúo dinámico que se junta para bajarlo de las nubes, ya sea metiendo sus objetos personales en gelatina, o haciéndolo caer en trampas para decir algo inapropiado.

Con 2 temporadas de tan solo 6 episodios de media hora (y dos especiales de navidad), te devoraras esta serie en menos de un día.

Escrito por: Claudia Sensi Contugi.

Dejar un comentario