Portada
Sigue estos pasos para crear tu marca personal.

Puedes decir lo que quieras de las Kardashian, pero si hay algo en lo que son expertas, es el branding personal. A través de su reality y su manejo en redes sociales, han dominado el arte de generar dinero con solo respirar. Eso es porque su nombre se ha convertido en una marca.
Este arte de que tu nombre, de por sí ya tenga un poder de venta, fue explorado por Tom Peters en un artículo publicado hace más de 15 años. En él, escribe cómo debemos tratar la imagen que proyectamos al exterior como si fuera una marca.
“Somos los CEOs de nuestras propias empresas: Yo, S.A. Para hacer negocios hoy, nuestro más importante trabajo es ser el director de marketing de la marca llamada YO.”
Aunque el concepto de branding personal se conoce desde hace años, muchos no lo aplicamos. Puedes ser la persona más inteligente o talentosa del planeta, pero si no sabes venderlo de forma efectiva, nadie lo verá.
Sigue estos pasos para trabajar en tu Yo, S.A.

Fotos0

1. Haz un FODA personal.

Identifica tus fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas. Analízate con una mirada honesta, sin justificaciones ni excusas. Piensa en situaciones pasadas y reflexiona qué cualidades te han ayudado a alcanzar tus objetivos y cuáles te los han obstaculizado. También revisa los factores externos, ya que las cosas no sólo dependen de ti.
También debemos tomar en cuenta qué nos diferencia de los demás. ¿Qué ofreces que da un valor agregado? ¿Por qué alguien acudiría a ti y no a uno de tus colegas?
Ya seas dependiente, freelancer o tengas tu propio negocio, conocer tus fortalezas y habilidades es esencial para tu crecimiento.

Fotos1

2. Investiga cómo te ven los demás.

Siempre existe una disgregación en cómo piensas que te estás viendo y cómo te ven los demás realmente. Puedes pensar que tu actitud es medida y educada, pero los demás pueden verte como arrogante. O puedes pensar que estás siendo amigable cuando en verdad los otros te perciben como insistente o disruptivo.
Practica encuestando personas a tu alrededor. Pregúntales qué palabras usarían para describirte a ti o a tu trabajo. Pídeles que te digan lo bueno y lo malo, y compara sus respuestas con tu propia percepción.
Probablemente te dirán cosas que no te gusten, pero recuerda que una opinión honesta es mucho más valiosa que mil piropos falsos. Acepta el feedback que recibas, y míralo como una oportunidad para mejorar.

3. Conoce tu target.

Fotos2

Cuando una empresa desarrolla un producto, lo hace con un grupo de consumidores en mente. Así también, tú debes define a quiénes quieres llegar.

¿Quiénes se van a interesar por lo que ofreces? ¿A quién le sirven tus habilidades, tu conocimiento? ¿Quiénes se van a identificar contigo o con tu mensaje?
Prueba a hacer un pitch de ti mismo. ¿A quién le estás hablando?
Esto te ayudará, no solo a definir tu mensaje, sino también a saber a dónde llevarlo.

4. Sé coherente con tu marca

Fotos3
No basta con definir cuál es tu marca y tu audiencia. Tú eres tu marca, pero también debes representarla. Como dice el viejo dicho: “Ser y parecer”.
Tu comportamiento, tu imagen personal, tus posts en redes sociales, todo lo que haces debe ir en coherencia con tu marca, con lo que le comunicas al mundo que eres.
Mírate al espejo y pregúntate ¿cómo estás vendiendo tu marca?.

Escrito por: Claudia Sensi Contugi

Dejar un comentario