portada
Conversamos con Fernando del Vecchio, un “duro” del coaching y los negocios.

1. ¿Qué es para ti la felicidad?

La felicidad me resulta un concepto abstracto, casi inexistente. Entiendo la felicidad como una utopía a la que nunca llegamos y, a pesar de ello siempre buscamos, sin éxito. Lo que sí me esfuerzo por conseguir es satisfacción. Y cuanta mayor satisfacción obtengo, más me acerco a la utopía que llamamos felicidad. ¿Cuál es la forma de obtener satisfacción? Determinar metas, enfocarme en su cumplimiento, trabajar en esa dirección y lograrlas.

2. ¿Por qué nos cuesta tanto conseguir las cosas que queremos?

Primero, porque no somos claros con nosotros mismos acerca de lo que queremos. Allí nos falta compromiso con la verdad. No deseamos cosas concretas; tenemos fantasías que no representan metas reales. Segundo, porque ponemos mayor énfasis en lo que no queremos, o deseamos evitar, que en lo que deseamos. Tercero, porque como nunca nos han enseñado a determinar metas, ni hablamos acerca de ello y quizás, hasta por temor de hacerlo para evitarnos un fracaso, ni siquiera las definimos. Cuando no hablamos de nuestras metas, cuando no las determinamos, cuando definimos en forma abstracta lo que queremos, se nos hace muy difícil enfocar esfuerzos en lograr lo que queremos.

3. ¿El problema está en que no tenemos claras nuestras metas o en que siempre que cumplamos una meta ya tendremos otra en mente?

Principalmente en que no tenemos claro qué deseamos. Si nuestro deseo es abstracto, como el “sentirme mejor”, se hace difícil enfocar nuestro esfuerzo en conseguirlo. Por otro lado, tener muchas metas no significa que sumemos dificultades para conseguirlas. Simplemente podemos determinar qué haremos y en qué orden de prioridad, para ir logrando todas y cada una de ellas en su momento.

quote1
quote1-vertical

4. ¿Es útil ser tan inconformes?

Sí, es muy valioso. Aunque estar inconforme con la vida o con otros no es nada útil porque no tenemos control para resolverlo. Estar inconforme requiere determinar sobre qué aspectos de aquello que lo estoy. De esta manera, tomaremos acciones que me permitan cerrar esa brecha (la brecha entre la conformidad y la inconformidad). No hay nada más inútil que esperar que otros resuelvan tus problemas, o que resuelvan los suyos para hacerte feliz. Ser feliz es tu responsabilidad.

5.¿Cuál es la dificultad principal que notas en los emprendedores y en especial en las mujeres que quieren emprender?

La dificultad principal se encuentra en planificar en función del milagro (que todo resultará de acuerdo a lo planificado y que no sucederá ningún imprevisto), en el enamoramiento sobre el producto que tenemos y en el rediseño constante del producto para alcanzar una versión perfecta del mismo. Esto sucede también con las mujeres emprendedoras, aunque en algunos casos – para no generalizar – las mujeres piden permiso mientras que los hombres piden perdón. Otra diferencia bastante marcada entre hombres y mujeres emprendedores es su enfoque respecto a los problemas. Nuevamente sin generalizar, encuentro que los hombres buscan respuesta y las mujeres buscan entender (antes de comenzar a trabajar en la respuesta al problema). Son enfoques distintos y sus resultados también lo son.

6. ¿Qué nos hace falta a las mujeres para tener más confianza en nosotras mismas?

Dejar de depender de la opinión de los hombres alrededor. Las mujeres tienen confianza en sí mismas, aunque en ocasiones parece que tienen que pedir permiso para hacer lo que quieren y tienen que hacer. Adicionalmente, dejar de considerar las críticas de otras mujeres, porque muy probablemente, esas mujeres sí dependan de la opinión de otros hombres para hacer lo que quieren y/o deben hacer.

7. ¿Cómo construir una sociedad más igualitaria?

Entiendo a la igualdad como el que cada uno recibe lo que merece, a partir de trabajar esforzadamente en lo que desea. Creo en la igualdad de oportunidades. ¿Qué es la oportunidad? En termino de negocios, la capacidad de identificar e intervenir donde debemos y/o podemos, a partir de nuestras capacidades, para resolver problemas obteniendo una recompensa y/o pago. ¿Qué es la igualdad de oportunidades? En términos sociales, las mismas posibilidades de acceder al bienestar social con los mismos derechos políticos y civiles.

En el primer caso, depende de cada persona, de la forma como se haya preparado para identificar y aprovechar esas oportunidades. En el segundo, de la capacidad de las instituciones por identificar las desigualdades que se generan por el simple hecho de que las cosas cambian todo el tiempo, y reparar o cerrar esas brechas de desigualdad. Creo que para lograr eso, son necesarias menos regulaciones, y no mayor cantidad de controles. Creo en liberar el potencial de las personas a partir del diseño de incentivos, no en la restricción de ese potencial a partir del diseño de controles y castigos. Las regulaciones y los controles disminuyen las oportunidades y abren más brechas.

quote2
quote2-vertical

8. ¿Cómo hacer que más hombres sean parte de esta conversación?

Invitándolos a participar de la conversación. Todos los hombres tienen, o han tenido, mujeres a su alrededor: madres, hermanas, novias, esposas, hijas. Los problemas que ellas atraviesan y sufren son parte del sufrimiento y la preocupación de esos padres, hermanos, novios, esposos e hijos. Invitándolos a participar de la conversación los hacemos parte de la experiencia, para comprometerlos a que no ejerzan ningún tipo de violencia y/o maltrato – en todas sus formas – con las madres, hermanas, novias, esposas e hijas de otros hombres.

3 Comentarios

  1. […] “Nada más inútil que esperar que otros resuelvan tus problemas” […]

  2. […] “Nada más inútil que esperar que otros resuelvan tus problemas” […]

  3. […] Finalmente, fue publicada la entrevista que me hizo la Revista Awake de Guayaquil, luego de mi conferencia en la Cámara de Comercio. Se titula: “Nada más inútil que esperar que otros resuelvan tus problemas“. […]

Dejar un comentario