awake-articulo6-portada
Te damos tips para que seas un pro en la escritura de tu blog.

Te animaste a abrir un blog. Te sientas con mil ideas a escribir pero terminas con una sábana de texto inentendible. Tranqui, a muchos nos ha pasado. Pero hay trucos que aunque suenen repetitivos, si los juntas todos son como una guía para que tu contenido sea digerible y funcione. Aquí te los damos.

Entiéndelo tú primero

Esta es una regla de oro y debería ser lo básico de lo básico. No podemos hablar de nada que no entendemos. Si no tenemos las ideas claras de lo que queremos decir ¿cómo rayos vamos a lograr que otro nos entienda? Empápate bien del tema del que quieres escribir, “desmenuza” la información, haz lluvia de ideas, entiende todo antes de redactar. Si lo entiendes de verdad, te será más fácil comunicarlo.

 Enfoque y estilo

Internet está plagado de información. ¿Por qué alguien preferiría leerte a ti antes que a otra persona que habla de lo mismo? Pues sí hay motivos. Uno, encuentra un enfoque original: puede ser que escribas de un tema muy hablado, pero encuentra una perspectiva distinta. Dos, encuentra tu voz. Esto significa que encuentres tu estilo de redacción. Así como tienes un estilo para vestirte, encuentra ese estilo de escribir que te defina y caracterice. Ten claro además donde le agregas valor a tu lector, ¿en qué lo ayudas? ¿ cómo lo motivas?.

 Ortografía y gramática

Algunos odiábamos esta materia en el colegio. Pero gracias al siglo XXI, existe Word. Trabaja siempre en un documento antes de subirlo a la plataforma que utilices y pasa el corrector. Corrige aunque te dé pereza. Tip adicional: Haz que alguien lea siempre tu entrada antes de publicarla. Cuatro ojos encuentran más errores que dos. Y mientras más pulido esté mejor.

Lenguaje sencillo

No uses palabras rebuscadas al menos que quieras hacer un blog para intelectuales o amantes del Scrabble. Usa un lenguaje sencillo y directo. Recuerda que el tiempo es oro. Economiza el lenguaje: ¿Por qué decir en tres palabras lo que puedes decir en una? Relee lo que escribes y borra todo lo que sea “bullshit”, sé directo. Tus entradas de blog no son los ensayos del colegio en que tenías un mínimo de palabras por completar, así que di au revoir al relleno.

Lee… y mucho

¿La clave para saber escribir? Leer. Mientras más blogs, revistas, libros, y otros materiales escritos, leas, más irás puliendo tu estilo, tu redacción, y gramática. Somos lo que leemos. Y escribimos acerca de lo que somos. Lee a quienes te inspiran, tanto como  a tu competencia.

Actualiza

Este punto no tiene que ver con redacción per se, pero sí con tu contenido. No dejes que la información que compartes “se haga vieja”. Si hay adicional que puedes acotar del tema un año después actualiza. Recuerda que en la web todo debe tener vigencia. Revisa tus post viejos, mejóralos.

Dejar un comentario