portada-mjnoboa
Una entrevista con María José Noboa, la mente creativa detrás de Biscotti.

El amor que le pones a lo que haces es, sin duda, un diferenciador de tu marca, ¿cómo crees que eso ha ayudado al crecimiento de tu negocio?

El amor por lo que hago está reflejado en cada pequeño detalle de Biscotti. fotomajoDesde el diseño de las cajas, la línea gráfica, su imagen, fotos, el lenguaje, la selección de los mejores ingredientes, y sobre todo el sabor de cada uno de nuestros galletas, negritos y granola.

Creo que es el motor principal de mi negocio y he logrado que las personas lo noten y sea la razón por la que eligen Biscotti una y otra vez.

Mágicamente, he logrado que conecten mi marca con emociones y sentimientos, que decidan regalar una caja de nuestras galletas para agradecer, felicitar, acompañar, compartir, alegrar, motivar… El amor por mi trabajo genera que las personas transmitan su amor, amistad y alegría a otros compartiendo una caja de nuestras galletas.

En el camino de Biscotti, has ido conociendo a otros emprendedores, ¿cómo te ha fortalecido esta relación con personas de este entorno, qué has aprendido de ellos?

He encontrado personas increíbles, con ideas fascinantes, profesionales totalmente apasionados por lo que hacen. El programador de mi sitio web es uno de mis mejores amigos y creo ama tanto mi marca como yo.

Trabajo con dos fotógrafos muy cercanos a mí que comparten mis ideas y gustos y con quienes me siento conectada. He conocido diseñadores increíbles, emprendedores que han dejado sus trabajos de oficina y luchan por sacar adelante sus marcas.

En mi sitio web tengo una sección que se llama “Amigos de Biscotti”, que reúne a todos esos emprendedores que he ido conociendo en el camino y que deseo que su trabajo sea conocido por más personas.

Esta pequeña red me apoya y acompaña en mis ideas, y yo a ellos; no dudo en recurrir a ellos cuanto tengo alguna duda o necesito sus servicios, me siento confiada, no hay celos ni rivalidades, nos ayudamos para sacar adelante nuestras ideas y seguir luchando por ellas. La única forma de salir adelante es uniendo fuerzas y dejando de lado los intereses personales.

foto1

¿Cuál ha sido el desafío más grande que has encontrado para emprender en el país y cómo lo has superado?

Definitivamente la falta de apoyo financiero. He tratado de acceder a préstamos, financiamientos y créditos del sector público y privado, sin resultados. Todo lo que he ido consiguiendo ha sido con mi trabajo y el apoyo de mi familia. Hay muchas trabas también en el sector de regulación, en cuanto a permisos sanitarios por ejemplo, los procesos son largos y costosos. No se pueden tener los mismos requisitos para el sector microempresario que para el industrial, porque definitivamente no se manejan las mismas cantidades de producción ni los mismos flujos de dinero.

 

¿Cómo has evolucionado como emprendedora en estos años junto a Biscotti?

He aprendido de todo, tanto personal como profesionalmente.

Soy mujer, de 28 años, y 1,50 metros de estatura, por lo que muchas veces podrían no tomarme en serio para negociar. He aprendido a hacerme respetar, a que crean en mi palabra y mis capacidades. A negociar, a tratar con proveedores, a que no se quieran aprovechar de mi negocio ni de mí, a moverme sola y conseguir todo de forma correcta y justa.

He aprendido a hacer todas las tareas posibles: desde cargar sacos de harina, armar muchísimas cajas de galletas, lavar, barrer, hasta declarar impuestos y registrar mi marca con propiedad intelectual.

He aprendido a lidiar con quienes no manejan mi forma de trabajo, he ganado paciencia y sobre todo, he aprendido que si este negocio continúa es gracias a mi trabajo incansable y nada más que eso. Nadie lo va  a hacer por mí, por lo que todas mis fuerzas, ganas y energías deben estar volcadas a este negocio.

¿Qué y quiénes te inspiran?

Todo lo que me rodea. Estoy constantemente alerta para receptar cualquier idea y hacerla realidad. Leo muchísimo, investigo y curioseo en Internet qué está pasando en el mundo. Me encanta viajar y recorrer panaderías y  pastelerías, comer todo lo que pueda y regresar cargada de ideas y sabores.  Me inspiran muchas mujeres. Luchadoras que no se cansaron nunca, como Marie Curie. Malala Yousafzai con su obra inmensa a favor de las niñas, Sheryl Sandberg y su lucha por involucrar a las mujeres en el sector empresarial, Christina Tosi y cómo convirtió su idea en un negocio de galletas increíble.

Mi papá es la inspiración más grande de trabajo incansable que he conocido y me motiva día  a día  a dar lo mejor de mí, sobre todo cuando me rindo y pienso que no puedo más.

¿Qué mensaje le darías a quienes recién empiezan en el reto de emprender?

Que se preparen para trabajar como nunca lo han hecho antes y si quieren que su idea funcione, tendrán que estar encima de todos los detalles. Debes dedicarte 100% a tu idea y pensar 24 horas al día en ella. Yo pienso en Biscotti desde que abro el ojo hasta que me voy a dormir, a veces sueño con mi trabajo y me despierto inspirada. Tienes que apasionarte completamente, y ponerle muchísimas ganas y amor. Todo lo que hagas por tu negocio se verá reflejado en él, y las personas serán capaces de reconocerlo  y apreciarlo. La parte financiera es súper importante y no voy a negar que para poder conseguir tus metas vas a tener que ahorrar y sacrificar ciertos privilegios que tal vez antes te podías dar. Al final del día puede que no tengas un sueldo fijo en tu cuenta de ahorros, ni tengas tiempo libre para salir con tus amigos cada vez que quieras, pero la sensación de haber hecho todo el día lo que más te gusta, es inigualable. Así este muerta del cansancio, me voy a dormir feliz por haber hecho lo que más me gusta y mejor sé hacer.

www.biscottigalletas.com
Instagram: @biscottigalletas
Twitter: @BiscottiEc
Facebook: BiscottiGalletasArtesanales

Escrito por: Thalíe Ponce.

bancopacifico2emprendimiento

Dejar un comentario