Portada2
¿Qué pasa si apostamos por la versión beta en nuestros negocios?

Todo empieza siempre con una idea. La idea se convierte en una prueba. La prueba puede o no funcionar. Muchas veces esperamos, perfeccionamos, corregimos errores, hasta llegar a ese proyecto ideal, a la mejor versión de lo que queremos, antes de presentarlo al mundo. Pero en esa espera se nos va el tiempo, se nos roban las ideas, alguien lo presenta antes, o el proyecto simplemente muere. ¿Qué pasaría si apostamos por la versión beta?

Muchos emprendedores en el mundo están creyendo cada vez más en el concepto de beta is the new black. Tanto en el mundo del software y la tecnología, esta tendencia trae enormes ventajas. Según Entrepeneur, una etapa beta permite a las compañías introducir una producto o servicio en el mundo. Tanto los creadores como los usuarios, entienden y aceptan que el lanzamiento puede tener fallas, pero de esta fase se pueden obtener grandes lecciones.

A tener en cuenta

Antes de lanzarte a beta, debes considerar ciertas cosas:

  • Tu producto o servicio funciona. No es perfecto, pero cumple su función, ha sido probado y tiene posibilidades de mejorar.
  • Sabes cómo mejorarlo. Tal vez no está al 100% pero tienes en mente cómo puede ser mejor. Sabes que tomará tiempo pero cuentas con el equipo necesario para potenciar tu idea. Si lo que hace falta es dinero, puedes ir buscando financiamiento mientras lanzas tu proyecto al mercado.
  • Tienes metas claras. Apostar por el beta no significa arriesgarse sin mirar al futuro. Tienes que tener tus objetivos claros, marcar etapas, delinear tus metas y trazar un tiempo para cumplirlas. Plantéate preguntas a ti mismo: ¿Cuándo puedo tener listo el próximo nivel?, ¿Conozco a las personas adecuadas para continuar con el proyecto? ¿Cuento con el ánimo necesario para hacerlo?
  • Comunícate bien con tus consumidores. Esto es importantísimo. Tú sabes que estás en beta, pero tus clientes deben estar conscientes de esto tanto como tú, así te evitarás quejas e inconvenientes.

Si has hecho el checklist y te sientes cómodo con tu propuesta, tal vez es hora de lanzarte antes de que veas que tu idea tiene otro dueño. ¿Te atreves?

Dejar un comentario