portada
Conoce más de este festival medieval lleno de magia.

Todos los años en las últimas dos semanas de agosto, una pequeña ciudad amurallada en medio de la campiña Toscana se viste de medioevo.

Esta ciudad es Volterra, una de las ciudades más antiguas de Italia, hogar del festival Volterra A.D. 1398, una recreación medieval que se extiende por todo el centro histórico y te transportará a la época de caballeros, coronas de flores y castillos.

 

foto1foto0

LOS STANDS

Para comprar algo dentro del área del festival, debes cambiar tus euros por la moneda de esa época, el grosso volterrano.

stands

Las calles se llenan con stands de todo tipo: chicas jóvenes creando coronas de flores, un señor trabajando una manta de cuero, señoras tejiendo con ruecas que te traen flashbacks de La Bella Durmiente. Si tienes hambre hay fruta fresca, crostatas, porchetta, y si tienes sed, las únicas bebidas disponibles son cerveza y vino.

foto2

En el área infantil, familias se sientan en rectángulos de paja y disfrutan de un panino de salchicha y pecorino, mientras sus pequeños juegan por las calles con espadas de madera, pretendiendo ser caballeros.

LOS JUEGOS

Los juegos se inauguran con un desfile de los personajes de la época, el sonido de los tambores y trombones anunciando su paso. Lo encabeza el portaestandarte de la bandera de Volterra, seguido por clérigos, damas de la corte, y por último, los representantes de los ocho barrios antiguos de Volterra, que competirán entre ellos durante toda la jornada.

foto-3

Una vez que llegan a Piazza dei Priori, la plaza principal de la ciudad, comienzan los juegos.

Los participantes, desde viejos hasta jóvenes, visten trajes medievales con los colores de su equipo. Cada uno se para frente a la bandera de su barrio, esperando el inicio de la competencia, como algo salido de Game of Thrones.

Cada competencia tiene a un juglar de comentarista, narrando todo con humor y en prosa, con todo el talento de un freestyle rapper.

foto4foto5

El primer juego es la competencia del ‘caccio’ (pronunciado como ‘cacho’), que es la palabra toscana para decir un pedazo redondo de queso. El objetivo del juego es que el ‘caccio’ ruede por toda la pista hasta llegar a la meta tan sólo siendo manipulado con dos cucharas de madera. Desde las gradas, la gente hace barra por su equipo, con la misma emoción de una final de la Copa América.

juegos

Luego del juego inicial, le siguen más actividades a lo largo del día: una partida de ajedrez en vivo, competencias de combate armado, un torneo de arco y flecha y una presentación de baile medieval.

Los Sbandieratori

El espectáculo más esperado es el lanzamiento de banderas. Probablemente lo reconozcas sólo si viste ‘Bajo el Sol de la Toscana’, pero es una práctica muy típica de esta zona de Italia.

Los sbandieratori visten de los colores de las banderas que portan, rojo y blanco. Su habilidad de manipular las banderas, al ritmo de tambores y trombones es fruto de años de práctica.

El espectáculo lo inicia un niño de no más de siete años con un carisma más intenso que el de Robert Downey Jr. Luego vienen los profesionales, que malabarean dos, tres, cuatro y hasta cinco banderas, balanceándolas entre el aire, sus manos y sus pies. Al lanzarlas, se abren y quedan suspendidas en el aire, y por un momento es como si se detuviera el tiempo.

El gran final de la velada culmina con los sbandieratori y la banda marchando juntos, en un espectáculo de acrobacias, colores y música.

Volterra A.D. 1398, una recreación medieval que te transportará a la época de caballeros, coronas de flores y castillos.

Dejar un comentario