portada
Conversamos con la fotógrafa, chef y conductora radial Valentina Mendoza.

Tiene 24 años y  un alma insaciable de aprender cosas nuevas. Es fotógrafa y su nombre suena cada vez más entre los artistas de Guayaquil. Dirige el programa radial Me Time, que ha invitado a decenas de personajes y emprendimientos de la ciudad para conversar de temas de actualidad. Además, es técnica en panadería y pastelería, y ahora va por otro título: está estudiando Periodismo en la Universidad Casa Grande. Valentina Mendoza —o Val Rose, su seudónimo de vida— nos inspira con su inagotable energía que busca nunca quedarse atrás y hacer todo con pasión.

foto1
Foto: Evelyn Casuso

Eres fotógrafa, conductora radial, chef, estudiante de periodismo…. ¿Cómo enlazas estas facetas tan diversas?

Creo que donde más se mezcla todo es en la radio. En el magazine que yo tengo, que se llama Me Time, puedo tocar cualquier tema: periodismo, fotografía, cocina. Trato de buscar temas que yo sepa pero que de alguna forma sean de interés para los demás. Siempre busco cosas diferentes pero que de alguna forma estén linkeadas a lo que hago o lo que me gusta.

 

Para muchas personas, eres una inspiración. ¿Cómo crees que llegaste a eso?

Nunca he hecho nada pensando en inspirar a los demás. Mi motivación principal ha sido una figura en mi vida: mi papá, que es periodista y abogado. Él me inculcó muchas cosas, me motivó trabajar desde los 18 años, siempre por mí. Él ha sido mi mayor inspiración. Creo que si hago bien las cosas y amo lo que hago, el resto viene solo. Cuando los demás ven cuánto amo lo que hago, es cuando empiezan a verme como inspiración.

 

Muchos expertos y varias publicaciones dicen que el multitasking es un mito, pero tú pareces ser una antítesis viviente de esa teoría, ¿cuál crees que es el secreto para lograrlo?

Cada persona es un mundo, tal vez a algunos les funcione hacer una sola cosa. A mí siempre me decían que “el que mucho abarca, poco aprieta” pero siento que mientras más abarco, más retos tengo y más satisfacciones. Algo que estoy implementando en mi vida es apuntar todo y trabajar con metas. Me pongo fechas y así cada cosa se convierte en un reto diario. Me ha funcionado. Además, en las tres profesiones que tengo me desempeño con el mismo amor y con las mismas ganas.

 

Foto: Adriana Guerrero
Foto: Adriana Guerrero

Eres fanática del aprendizaje constante, ¿por qué crees que es tan importante nunca dejar de aprender cosas nuevas?

Totalmente, pero no soy para nada “come-libros”, no soy ese tipo de personas que pasan estudiando. Me gusta aprender de todo: estar rodeada de gente, en el mercado, conversar con las personas, saber qué está pasando. Creo que es increíble cómo el tiempo y la tecnología van avanzando y tenemos que estar en constante aprendizaje porque si no, nos volvemos primitivos. Además, aprender te trae una gran satisfacción personal. Yo me llevo muy bien con mucha gente porque puedo abarcar muchos temas, participar en diferentes tipos de conversaciones.

En la radio hablas de moda, cultura, personajes, emprendimiento, y entrevistas a decenas de personas ¿cómo nutre tu día a día estar en contacto con tanta gente y qué aprendes de ellos?

Aprendo un montón. La radio es algo muy bonito porque estás en contacto con la gente. En mi caso, yo me di cuenta que debía ser una persona que “practica lo que predica” porque no puedo ir a hablar de algo y  luego hacer otra cosa. He tratado que el programa tenga una agenda con una o dos semanas de anticipación pero muchas veces han llegado entrevistas que me han pedido y aunque las he aceptado con poco entusiasmo, termino sorprendiéndome, aprendiendo algo nuevo. Aprendo todos los días de todos, desde cuando manejo hasta de todas las personas con las que tengo contacto día a día. No solo cuando estoy entrevistando, sino también cuando recibo el feedback de las personas. No hay mejor satisfacción que esa.

Tres mujeres que te inspiran y por qué…

inspiracion

Primero, Chavela Vargas, mi cantante favorita. Ella se enfrentó con una sociedad machista en su época. Fue una mujer lesbiana que se atrevió a salir del clóset y compartir su forma de pensar. Me gusta cómo ella refleja a través de su música sus raíces, su cultura y rescata su folclore.

Luego, Lamari, una cantante española que forma parte del grupo Chambao y es sobreviviente de cáncer de seno. Ella es autora del libro “Enamorá de la vida aunque a veces duela”, donde cuenta su proceso con la enfermedad, cómo ella seguía trabajando y cómo al mantenerse positiva y rodeada de gente, se fue curando. Me siento identificada con ella porque desde que soy una niña tengo una enfermedad autoinmune y todo el tiempo estoy como en esa cuerda floja en la que no sé realmente si estoy bien o estoy mal, pero que sin embargo sé que debo salir adelante porque si no, nadie más me va a empujar.

Y finalmente María Fernanda Heredia. Me encanta cómo vuelve el humor como un tipo de anestesia, cómo se burla de ella misma, es como una inspiración para mí al momento de escribir.

Escrito por: Thalíe Ponce.

Dejar un comentario