portada
Una entrevista a Adelaida Jaramillo, creadora de este espacio cultural.

Catas de libros, talleres de escritura, clubes de lectura, conciertos inspirados en autores, homenajes literarios, un festival de micronarrativa… Cuando se trata de libros, Palabra.Lab tiene una idea para acercarnos a ellos. Este mes, este espacio cultural guayaquileño, está celebrando su aniversario número seis y Adelaida Jaramillo, su creadora, nos cuenta un poco de su aventura de animar a leer.

foto0

Son ya seis años de actividad, ¿cuál es la mayor satisfacción que has sentido en este tiempo de trabajo?

Mi mayor satisfacción se basa en una percepción, no precisamente probada en números o porcentajes: cuando una persona me dice que mi trabajo la ha aproximado a la lectura, que mi espacio cultural le parece cálido y aterrizado, que no le da pena leer fragmentos de sus libros favoritos o comentar sobre libros o autores en una cata, pienso que he comunicado bien la noción de mi marca.

Palabra.Lab es el lugar en donde todos leen, sin hacer diferencia entre el que abre un libro por primera vez y el doctor en literatura.  En este espacio todos podemos sentarnos a conversar sobre libros y estamos dispuestos a escuchar las lecturas personales de los otros.

foto1

¿Cuál ha sido el reto más grande a la hora de animar a las personas a leer?

El inicio de la literatura empieza separando al hombre culto del iletrado y, lamentablemente, hoy todavía hay mucha gente que se resiste a pensar en la lectura como una forma de entretenimiento genuino, como una herramienta de conocimiento y de poder que está cada día más cerca de todos y, sobretodo que el proceso de la lectura empieza y no termina cuando aprendemos a leer alfabéticamente.  Cambiar el pensamiento de las personas es un proceso y aunque mi alcance, por ahora, es mínimo, lo he iniciado y cada paso cuenta.

Si pudieras retroceder el tiempo, ¿qué cambiarías en el proceso de Palabra.Lab?

No cambiaría nada.  De los errores y tropezones he aprendido a ser más fuerte como persona y como emprendedora.

¿Por qué crees que leer es importante?

Cuando leemos, nuestro cerebro realiza ejercicios que favorecen inteligencias múltiples, enriquecemos nuestro vocabulario, la forma en la cual razonamos, formamos conceptos, nos abstraemos, identificamos e interpretamos; sin embargo, pienso que leer nos hace reparar en que hay otro que piensa distinto a nosotros, o que vive en una realidad que no es la que nosotros vivimos.

foto2

La lectura nos abre los ojos, pero nosotros decidimos qué hacer con ese conocimiento.  La lectura no nos hace mejores personas, por ejemplo, Hitler tenía 16,000 ejemplares en su biblioteca y leía compulsivamente, pero sí nos da más herramientas para desarrollar el pensamiento y para ver el mundo con los ojos del otro.

Un mundo sin literatura sería…

Asfixiante. Un mundo sin la fuga de la ficción sería asfixiante y siempre hay que considerar que, en La Odisea está todo y todo está en La Odisea: lo que consumimos en la televisión, el cine, los cómics y los videojuegos, por nombrar algunas formas válidas de entretenimiento, nace de los clásicos.

6 libros que nos recomiendas y por qué.

Edipo Rey, Don Quijote de la Mancha y Macbeth, son tres libros que no deberíamos evitar por el temor a enfrentarnos a lo intocable. Los personajes de estos tres clásicos son atemporales y en el caso de Don Quijote y Macbeth, vale la pena revisar los roles que representan las mujeres para fascinarse con ellos.

En el caso de Edipo, me gusta pensar en que es el verdadero inicio de la novela negra.  Libros contemporáneos que recomiendo a ojo cerrado son El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez;  El Museo de la Inocencia, de Orhan Pamuk; y El Aleph, de Jorge Luis Borges.  Mi bonus track es Alicia en el País de las Maravillas. A ella hay que releerla siempre.

Si quieres conocer más de Palabra.Lab puedes hacerlo aquí:

Escrito por: Thalíe Ponce.

Dejar un comentario