Portada
Una guayaquileña que se ha convertido en un ícono de la industria teatral.

Es la directora ejecutiva de Area Stage, uno de los teatros más prestigiosos de Miami. Emprendedora, soñadora y apasionada, esta guayaquileña ha seguido su amor por el teatro desde Ecuador, cuando fundó Danzas Jazz, hasta Miami, donde encontró su hogar permanente.

Esta misma pasión la ha llevado a producir más de 400 obras, y a fundar un conservatorio donde utiliza su experiencia para preparar a niños de todas las edades para Broadway.

¿Siempre te ha interesado el teatro musical?

Sí desde niña. Vengo de una familia de músicos, mi abuelo era cantante de ópera y mi papá tocaba muchos instrumentos.

Estudié danza clásica, pero al mudarme a los Estados Unidos, mi intención era no solo estar en escena, sino también producir.

En el 89 entré a lo que fue la primera producción de Area Stage, que fue fundada por quien ahora es mi esposo, John Rodaz. Me contrató como Managing Director, y ahí comenzamos una sociedad que ha durado todos estos años.

Muchas personas tienen dificultades al emprender con su familia o su pareja. ¿Cuál ha sido tu experiencia?

Nosotros tenemos visiones muy diferentes, pero tenemos un respeto mutuo a nuestra capacidad artística y a nuestro talento. Trabajar juntos nunca ha sido un impedimento porque enriquece a nuestra compañía y a nuestra visión artística. Somos cómplices en todo lo que hacemos en la vida.

Ustedes se han vuelto muy conocidos por preparar a niños para Broadway. ¿Consideras que esto se ha vuelto su especialidad?

Sí, muchos niños de nuestro conservatorio han estado en Broadway. Al principio no teníamos un programa educativo, pero hacíamos talleres, y la gente comenzó a pedirnos los entrenamos para audiciones de la universidad. Abrimos el conservatorio en el 2008, y como la mayoría de los alumnos venían por teatro musical, comenzamos a hacer producciones con orquesta y con música en vivo.

Tenemos una producción muy agresiva, hacemos entre catorce y veinte obras al año. Nuestra intención inicial era trabajar sólo con chicos que ingresan a la universidad, pero creció la demanda de chicos más jóvenes y más pequeños. Ahora tenemos un programa para niños de cinco años para arriba.

Muchos actores y directores conocidos del medio que han tenido sus comienzos aquí. Es más, ese fue el caso de Oscar Isaac. Él empezó con nuestra compañía y es muy querido aquí.

 

 

Area Stage ha sido parte de la industria del teatro por 28 años. ¿Qué piensas que les ha permitido sobrevivir tantos años?

La calidad. No lo digo con arrogancia, lo digo con orgullo. La calidad y el talento que tenemos.

No he dejado de producir desde que tengo diecinueve años. He producido más de cuatrocientas obras, con Area Stage y con mi compañía de teatro profesional. Y cada vez que hacemos una obra, nos ponemos la meta de que tiene que ser mejor que la anterior.

Hace tres meses hicimos una producción de La Bella y la Bestia con los niños chiquitos. El día antes del estreno muchos no se sabían las líneas, y decidimos atrasar la apertura. El teatro estaba lleno y yo tuve que devolver todo el dinero de las entradas. Ese viernes ensayamos todo el día, y el sábado abrimos la obra. Al terminar, recibió un standing ovation.

¿Qué buscas inculcarles a los niños que pasan por tu conservatorio?

Nuestro mayor objetivo es que los chicos estén preparados para la industria, sin importar la edad que tengan. Una de las cosas más difíciles de vender en cualquier parte del mundo, es el teatro. Uno puede vender comida, unos zapatos bien hechos o una cartera bien diseñada, pero son cosas tangibles. Lo más difícil de vender es lo intangible.

En el conservatorio siempre les decimos a los chicos que el talento es gratis. Uno nace con talento, lo difícil es aprender a trabajar. Nosotros les enseñamos la disciplina que necesitan para ser artistas, que es mucho más difícil.

¿Qué otros programas ofrecen en el conservatorio?

Desde hace cuatro años tenemos un programa llamado Theatre Inclusion Program, que es para niños con discapacidades de desarrollo. Hacemos obras de teatro con niños de todas las edades, donde cantan y bailan como todo el mundo. Ese programa me ha robado el corazón.

También nos hemos asociado con José Luis Acosta, un director de cine español, para comenzar a dar cursos de escritura de libretos en español.

Escrito por: Claudia Sensi Contugi.

Dejar un comentario