portada
Una entrevista con esta inspiradora feminista y mujer de negocios.

Cindy Gallop quiere cambiar el mundo. Con una carrera sobresaliente en la industria publicitaria, esta mujer de negocios ha convertido en propia la lucha por la igualdad de las mujeres en el business world.

cindyEs el cerebro detrás de Make Love Not Porn, un proyecto que busca romper con los mitos de la pornografía y empezar un diálogo sobre cómo la gente real tiene sexo. También es la creadora de If We Ran The World, una plataforma que junta las ideas de personas con buenas intenciones para convertirlas en acción.

La imagen de Cindy ha sido polémica porque no tiene miedo a decir lo que piensa: critica, cuestiona, incomoda, y nos hace replantearnos algunas de las formas en las que estamos llevando nuestra vida.

Mitad china y mitad británica, Cindy —quien estuvo en Ecuador en Reinvention, congreso de ideas, innovación y creatividad— es una de las voces más potentes en los negocios para hablar de temas tabúes y de género. Su sueño: un mundo en el que las mujeres tengamos igual acceso a las oportunidades que los hombres.

¿Alguna vez te has sentido limitada por ser mujer?

Sí, definitivamente tendría una mejor vida si hubiera nacido hombre. Cuando eres mujer todo es difícil, todos los días.

¿Cuáles crees que son los desafíos que enfrentamos actualmente las mujeres en el mundo de los negocios?

El mayor desafío es que en la cabeza de toda industria y de toda compañía, hay un grupo de hombres blancos, hablando a hombres blancos sobre otros hombres blancos. Y no quieren que las mujeres sean parte de ese mundo y no tienen por qué pues para ellos, están bien como están, con el sistema como es.

quote1compu
quotemovil1

Por eso yo animo a las mujeres a luchar contra el sistema desde adentro.

Estoy promoviendo el que las mujeres empiecen sus propios negocios, porque de esa manera pueden rediseñar los esquemas de la manera en la que quieren trabajar, pueden operar sus negocios bajo sus propios principios y filosofías y pueden hacer algo totalmente rentable, considerando que las mujeres somos las principales consumidoras de todo.

Eres un referente importante cuando se habla de feminismo e igualdad en los negocios, ¿cuándo sentiste que debías tomar esta bandera y convertirte en la voz de otras mujeres?

Cuando tengo una opinión importante sobre algo, lo digo, así que en ese sentido simplemente estoy siendo yo, viviendo mis valores. Pero creo que en los últimos años me he dado cuenta de que tengo una oportunidad que otras mujeres no tienen porque no trabajo para nadie en la industria. No dependo de una agencia o de un holding, por lo que puedo decir exactamente lo que pienso, sin temer meterme en problemas con mi jefe. Así que literalmente me importa un carajo el qué dirán, y esa es una posición de alguna forma privilegiada en la que me encantaría que estén todas las mujeres. Pero la realidad es otra y el hecho de estar aquí me hace sentir que tengo la responsabilidad de decir lo que otras personas quisieran y no pueden.

¿Cómo nació la idea para Make Love Not Porn?

Por accidente. Make Love Not Porn nace directamente de mi experiencia. Yo frecuento hombres más jóvenes, que normalmente están en sus 20s, y a través de tener citas con ellos encontré un problema del que nunca antes habría hablado si no lo hubiera vivido tan personalmente.

quote2compu
quotemovil2

La convergencia de estos dos factores significa que el porno se ha convertido en la educación sexual por default, porque no hay nada más. Me encontré a mí misma en medio de muchos comportamientos sexuales en los que me preguntaba “¿de dónde rayos salió esto?”.  Y  pensé que si yo estaba pasando por eso, muchas otras personas debían estarlo también. Quise hacer algo al respecto y así, hace ocho años, creé Make Love Not Porn. Y el mundo respondió: hombres y mujeres, heterosexuales y queer, jóvenes y maduros, de todos los rincones del mundo, incluyendo América Latina. Ahí fue cuando sentí la responsabilidad de tomar esto como un negocio.

¿Cuál es el peor business advice que has recibido a lo largo de tu carrera?

El peor consejo lo recibí hace 10 años. Estaba hablando con un hombre con un cargo muy importante sobre mi negocio y me dijo: “tu problema Cindy, es que estás pensando demasiado en grande, deberías pensar más pequeño”. Nunca se imaginó dónde estaría yo hoy. Esto algo muy común para las mujeres en el mundo de los negocios, pero debemos seguir.

Escrito por: Thalíe Ponce.

Dejar un comentario