Portada
Te presentamos a Yecson Preciado, un entrenador de box que a su vez es agente de cambio.

Un ex boxeador profesional, es ahora el entrenador y mentor de alrededor de 50 niños en la Isla Trinitaria, quienes se encuentran entrenando para competir en los Juegos Deportivos Nacionales. Conoce su historia.

EL DESTRUCTOR

Foto0000

Yecson dejó su natal Esmeraldas para trasladarse a Quito, donde vivió con una familia en La Tola, lugar donde comenzaría a practicar box hasta que una lesión le impidiera continuar. Durante su corta carrera profesional, se ganó el apodo de “El Destructor”, pero desde hace quince años que se mudó a Guayaquil y diez de residir en la Cooperativa Mélida Toral, también se lo conoce como “Campeón”.  Es en este sitio donde ha vivido tanto tiempo, el punto de partida de un cambio positivo.

SU ESCUELA

Foto0001

Hay una fuerza especial con la que los chicos pelean. Un boxeador de Isla Trinitaria no es cualquier boxeador. Yecson lo sabe y es justamente por eso que decidió fomentar este deporte, como un medio para canalizar todo aquello que el entorno del barrio afecta en los chicos.

quote

Es en ese momento cuando los documentalistas llegan y se involucran para colaborar. Ernesto Yitux y Andrés Loor registran este fenómeno mientras cubrían una noticia de desalojo, evento por el que también se podía perjudicar Yecson. Ellos hacen un llamado al Ministerio del Deporte, muestran la labor que él estaba realizando, y es así como lo apoyan para crear Trinibox, el gimnasio donde actualmente entrenan alrededor de 50 chicos.

LA RELACIÓN CON LOS CHICOS

Foto0002

Para estos chicos, tanto los que empezaron como los que ahora están federados, la figura de El Destructor es muy similar a la de un consejero o mentor.

Tienen a alguien que genuinamente se preocupa de ellos y los guía. Alguien cercano, que comparte su entorno y conoce lo que significa haberse formado alrededor de violencia, pero que también sabe cómo usar aquello que la detona a su favor y para algo positivo.

Su relación con los chicos va más allá de las horas de entrenamiento. Se ven de 8h00 a 10h00 y de 16h00 a 18h00, sin embargo, cuando hay un problema, recurren a él. Es también quien los acompaña a la federación y lleva consigo a una delegación del barrio. Es impresionante y muy conmovedor verla junto a la de Guayaquil, Milagro, y otros sitios, ya que está organizada de manera diferente, y la vibra que se transmite, la fuerza y el coraje, ciertamente la hace única.

Es un trabajo en conjunto, pero definitivamente, iniciado por alguien que es todo un agente de cambio.

Sigue el proyecto Siguiente Round y colabora para que más personas conozcan la historia del semillero y contribuyan a que crezca: Siguiente Round 

Hay una fuerza especial con la que los chicos pelean. Un boxeador de Isla Trinitaria no es cualquier boxeador.

Dejar un comentario