la-hipersexualización
Darte cuenta de que hipersexualizaron tu infancia es chocante.

Darte cuenta de que hipersexualizaron tu infancia es chocante. No solamente por lo que significa sino porque muchas veces estuvimos expuestos bajo el consentimiento de nuestros padres, porque para la sociedad era ‘normal’. Probablemente cuando pienses en el sistema al que estuviste expuesto lo veas con cierta resignación porque es cosa de ayer. Es decir, si antes eran las Bratz, la cocinita o jugar a las muñecas, ahora eso ya no sucede.

¿La realidad? Nos equivocamos, como sociedad nos equivocamos. La hipersexualización de la infancia y adolescencia sigue presente y de no ser por ciertos titulares de alerta, el tema seguiría siendo normalizado. Ya no son simplemente las muñecas o los juguetes a los que estamos expuestos. Es el Internet y sus alcances, la falta de control de ciertos padres, un entorno que normaliza la seducción con videos musicales y que todo el mundo normaliza y aplaude.

Las ‘nuevas generaciones’ nos dejan en shock cuando hemos contribuido a lo que son hoy…

Si aplaudes cuando canta ‘la tusa’ a los 5 años, que no te sorprenda cuando ella sea una ‘chica mala’.

Si lo dejas en Netflix o Youtube para que no moleste, que no te sorprenda cuando lo descubras viendo programas inapropiados para su edad.

Si normalizas que tenga una ‘novia’ desde pequeño, que no te sorprenda cuando tenga relaciones a los 14 años.

Somos los primeros sorprendidos de cosas que en algún momento iban a suceder. Antes de tachar a una generación de perdida, ¿qué estamos haciendo nosotros?

Dejar un comentario