portadaDUELO2
Los duelos no se trabajan en el momento del duelo, los duelos se trabajan desde siempre porque ya sabemos que vamos a morir.

Los duelos no se trabajan en el momento del duelo, los duelos se trabajan desde siempre porque ya sabemos que vamos a morir. Sin embargo, estamos frente a un escenario inusual donde estamos expuestos a un dolor constante sin garantías de sobrevivir. Cifras alarmantes, personas fallecidas en casas, pérdidas cercanas, conocidos que no logran enterrar a sus familiares, etc. ¿Cómo vivir el duelo en tiempos de pandemia? A continuación, te compartimos una entrevista sobre el duelo con Gabriel Cedeño, médico familiar que trabaja en el área de salud mental.

¿Es normal que me sienta afligido por la muerte de alguien no tan cercano?
Totalmente, esto es normal por lo que estamos viviendo. El ser humano es un ser racional que siente temor de la muerte. La tristeza que se experimenta no es tanto por la persona que murió sino porque en la situación que estamos viviendo no sé si el próximo fallecido sea yo o alguien muy cercano. Todavía no podemos digerir que una persona esté bien y que en pocos días fallezca o que a la semana esté muerta.

¿Estamos reprimidos como sociedad por miedo a que se ‘bajen las defensas’?
Llenarte de autoayuda y dar el discurso de que todo estará bien, no funciona. Hay que aceptar las emociones, trabajarlas y transformarlas en lo que nosotros creamos mejor. Depende de ti quedarte en cama todo el día o enfocarte en hacer una actividad que tenías pendiente. Por otra parte, para muchos no hay tiempo de llorar porque están más enfocados en la sobrevivencia. Dependerá de cada individuo si deja el dolor atrás con la pandemia o si lo vive después.

¿Cómo llevar la pérdida de alguien?
Existen 5 etapas del duelo: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Estas etapas no necesariamente se viven una por una, pueden sentirse dos al mismo tiempo o incluso sentirse una etapa con más intensidad que otra. Dependerá de la etapa que se viva de la ayuda que se necesite. Estadísticamente un duelo puede durar entre 6 meses o 1 año para iniciar con la superación. Si paso del año y continúo mal por esa persona que ya no está y siento que mi diario vivir está afectado, entonces estamos hablando de un duelo no resuelto que necesita ayuda profesional. Sin embargo, estamos frente a un escenario atípico porque probablemente no estamos acostumbrados a tantas pérdidas seguidas.

¿Cómo se debería vivir el duelo en la actualidad?
No existe una clave, ni una recomendación estándar. Esto depende mucho de la forma en la que cada individuo resuelve sus problemas. Muchos no tienen tiempo de pensar en las personas que fallecen porque tienen que pensar en su sobrevivencia y en lo que harán los siguientes meses. Esto no significa que no se quiebren, sin embargo para ellos siempre predominará la motivación de seguir adelante. Estamos frente a un duelo mundial porque es como si la humanidad entrara en peligro de extinción. Pero nuevamente, mantener las rutinas y continuar con nuestras vidas es lo mejor que podemos hacer. Porque esto no depende de mí y las malas noticias no han terminado.

¿Cómo ayudo a un tercero a llevar su duelo?
Las recomendaciones irreales no sirven, el ‘tienes que ser fuerte’ no funciona. El silencio ayuda mucho más que estar dando constantemente directrices. Vale más estar cerca de la persona afectada y acompañarla respetando su silencio. Cuando una persona está dolida no va a escuchar y peor aún va a recibir imposiciones de un tercero. La mejor forma de ayudar es no abordarlo con órdenes, respetar el duelo, acompañar en silencio y esperar la necesidad del otro.

¿Cómo hablar de la muerte con niños? ¿O se evita hablar del tema?
El secreto está en cómo lo comunico. Si yo transmito algo en angustia, el niño lo va a recibir así. Si yo lo cuento desesperada, llorando, el niño lo va a recibir de la misma forma. Al niño hay que hablarle de la ausencia de un familiar cuando el adulto esté tranquilo, no en el momento de la pena.

Conoce al experto
Gabriel Cedeño es médico familiar y asesor del Programa de Salud Mental del Centro de Salud Familiar en Victoria, Chile. Contacto: gabocedeno@gmail.com

Dejar un comentario

popup-frase
* Campos requeridos